La Guardia Civil ha detenido a los 14 integrantes de un grupo delictivo organizado que, presuntamente, robó en más de 40 viviendas de las provincias de Murcia, Albacete y Alicante mientras las personas que las habitaban se encontraban dentro.

Durante la operación 'Resbagold' también ha sido detenido el joyero que presuntamente compraba las joyas robadas. Además, se han recuperado numerosas joyas y dinero, ordenadores portátiles, consolas y perfumería, entre otros efectos, según ha informado la Guardia Civil este miércoles en un comunicado.

La operación se inició el pasado mes de junio cuando los agentes detectaron en la zona del término municipal de Jacarilla (Alicante) una serie de hechos que seguían un mismo patrón de conducta delictiva.

Las mujeres de la organización llamaban al domicilio con el pretexto de vender una conocida marca de productos de cosmética y, una vez que comprobaban que no había nadie en el interior de la vivienda, accedían a la misma mediante la técnica del "resbalón", es decir, forzando la cerradura mediante, por ejemplo, una lámina de plástico.

Una vez en el interior y durante un breve espacio de tiempo, sustraían principalmente objetos de poco tamaño y gran valor, como piezas de oro, dinero, ordenadores portátiles, consolas, droguería y perfumería.

Solían elegir domicilios cuyos moradores no estuviesen presentes, pero no vacilaban en hacerlo en aquellas viviendas ocupadas por personas de avanzada edad. En estos casos y cuando eran sorprendidas por los propietarios, recurrían a la violencia física si éstos oponían resistencia.

Estudiaban previamente la zona, seleccionando localidades costeras en la época estival, y finalizada ésta, cambiaban a las de interior. Una vez elegida la población, accedían en una misma mañana a más de una decena de viviendas.

Iniciada una primera línea de investigación, fueron identificados numerosos robos en interior de domicilios habitados y cometidos principalmente en las provincias de Alicante (Torrevieja, Dolores, La Murada, Santa Pola, San Juan, Jacarilla, Benferri), Murcia (Alquerías, Cobatillas, Balsapintado, Beniel, Lobasillo) y Albacete (Bonete).

Cada integrante desempeñaba sus funciones

Con la información recabada hasta ese momento se pudo comprobar que se trataba de una organización criminal estructurada donde cada uno de los integrantes tenía su rol perfectamente definido, dividido en cinco grupos.

El primero se dedicaba al transporte y un segundo accedía a los domicilios, mientras que un tercer grupo se dedicaba a vigilar y a dar la voz de alarma ante la presencia de los moradores o de guardias civiles. El cuarto grupo vendía los efectos sustraídos y el último daba refugio y ocultaba al resto de los integrantes de la organización y los objetos robados.

Tras varios meses de trabajo, los agentes localizan a este grupo delictivo en las localidades alicantinas de Redován y Callosa de Segura. Además, utilizaron viviendas también en Crevillente y Elche. Según la Guardia Civil, esta localización fue compleja porque el grupo cambiaba constantemente de domicilio, hasta cinco veces en los menos de cinco meses que ha durado la investigación.

Robaban principalmente piezas de oro

Una vez alcanzado el primero de los objetivos marcado por el operativo —conocer la localización del grupo—, el pasado día 26 de noviembre se registraron dos domicilios, uno en cada una de las poblaciones citadas.

Los investigadores intervinieron un elevado número de piezas de oro, bisutería, teléfonos móviles de alta gama, tabletas, ordenadores portátiles y de sobremesa, cámaras fotográficas y de vídeo, televisores y droguería, así como armas, cartuchería, diversos tipos de droga, balanzas de precisión y una elevada cantidad de dinero en metálico.

El 80 por ciento de los objetos intervenidos son piezas de oro y bisutería, y el resto a material audiovisual, informático y otros efectos. Se encuentran en fase de análisis y no se descarta que esta cifra pueda verse incrementada.

El joyero detenido pagó más de 40.000 EUROS

Durante el registro y al día siguiente fueron detenidas nueve personas (cuatro hombres y cinco mujeres) de nacionalidad española y de edades comprendidas entre los 20 y los 50 años. Se les imputan delitos de robo con fuerza en las cosas y pertenencia a una organización criminal.

El pasado domingo, fue detenido en la localidad alicantina de Jacarilla un hombre español al que se le imputa la presunta comisión del delito de receptación por ser la persona que, al parecer, compraba las piezas robadas.

De la documentación intervenida y analizada se desprende que, entre los meses de enero y noviembre de este año, esta última persona detenida pudo haber comprado a la organización joyas por un valor próximo a los 40.000 euros.

Asimismo, los agentes de la Guardia Civil detuvieron este martes en Jacarilla a otras cuatro personas más (tres mujeres y un hombre), todos españoles e igualmente implicados en los hechos y pertenecientes a la citada organización, por lo que se le imputan los mismos delitos.

Por último, este miércoles a las 9.00 horas ha sido detenida otra mujer más, también española y por los mismos delitos. Puesto que la operación continúa abierta, no se descartan nuevas detenciones.

Los detenidos, junto con las diligencias instruidas y efectos intervenidos, pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de los de Orihuela (Alicante). El juez ha decretado el ingreso en prisión de cuatro de ellos, mientras que los otros once se encuentran en libertad provisional a disposición del Juzgado cada vez que sean requeridos.

El material intervenido se encuentra expuesto al público de lunes a domingo de las 9.00 a las 20.00 horas en el cuartel de la Guardia Civil de Jacarilla, situado en la calle Marques de Fontalba número 1, para que sus propietarios puedan reconocerlos. Para ello, es necesario que los interesados presenten la denuncia que interpusieron previamente.

Consulta aquí más noticias de Valencia.