Los presidentes de la intercomarcal de Girona de Unió de Joves y de Unió de Gent Gran, Àlex Serrahima y Pere Soler, respectivamente, han anunciado este miércoles su dimisión y su baja como militantes de UDC "por la falta de sentimiento de la dirección del partido hacia el sentimiento independentista de la sociedad catalana".

En una rueda de prensa en Girona, han afirmado que son varios los motivos que les han llevado a tomar esta decisión: su lucha por unos ideales centrados en la democracia y la independencia de Catalunya; la situación política y de sentimiento de país que han expresado los catalanes, y, por coherencia y aplicación de estos principios expuestos.

"Parecía que nuestro partido había subido al carro del soberanismo, pero resulta que no y que se está torpedeando lo que quiere el pueblo", ha expuesto Soler, que ha sido militante durante 32 años.

"No nos vamos para dividir, hay un mandato y unos objetivos, pero estamos cansados y fatigados de luchas internas y de que no prosperen las opiniones contrarias a las de la dirección del partido", ha añadido Serrahima.

Además, la marcha del alcalde de Vic del partido, Josep Maria Vila d'Abadal, también les ha ayudado a efectuar esta renuncia, ya que "la única persona que representaba el independentismo en Unió se ha ido".

Ambos han asegurado que quieren seguir trabajando para Catalunya, pero que lo harán desde la sociedad civil, ya que de momento no tienen intención de entrar a formar parte de ningún otro partido.

Caso torramadé

Ni Serrahima ni Soler han querido valorar el caso entre el presidente del partido en Girona, Jaume Torramadé, y la expresidentes de UDC en Salt, Minerva Amador, aunque sí lo han calificado de "desagradable".

Soler ve todo el tema como un "torpedeo a restar votos a CiU" en las pasadas elecciones catalanas, mientras que Serrahima ha definido a Amador como una persona con una trayectoria pulcra y profesional; en cambio de Torramadé ha dicho que mostró, en las ocasiones en las cuales coincidieron, una actitud "totalitaria, déspota y de mala educación".

De todos modos, han insistido en que era una opinión personal, aunque sí creen que tendría que haberse apartado temporalmente de las primeras filas del partido hasta que el proceso judicial abierto por las denuncias de presunta extorsión y acoso sexual esté cerrado.

Consulta aquí más noticias de Girona.