La Policía Nacional de Sevilla ha detenido a tres personas por simular ser técnicos oficiales de gas para estafar a personas de avanzada edad, en una investigación que comenzó después de que un ciudadano denunciara una posible estafa en su domicilio con motivo de la revisión del gas.

Tras conocer esta denuncia, los agentes de policía se personaron inmediatamente en el domicilio a fin de comprobar estos extremos, constatando que tres personas simulaban ser técnicos de la compañía de gas, si bien carecían de la acreditación y preparación para realizar estas tareas.

La estafa consistía en cobrar precios "desorbitados" por la sustitución de piezas que, en el mercado, tenían un valor muy inferior. En algunos casos llegaron a solicitar 3.000 euros, según ha informado la Policía en una nota de prensa.

Asimismo, y en cuanto al 'modus operandi' utilizado habitualmente por los detenidos, la Policía señala que éstos elegían víctimas de avanzada edad y preferentemente solas, más fácilmente manipulables o influenciables, o bien estudiantes muy jóvenes en pisos de alquiler.

Los detenidos actuaban por parejas, adoptando todo tipo de formalidades, y se presentaban con vestimenta de faena y logotipos de su empresa y de la Junta de Andalucía, reforzando de este modo la creencia en su víctima de que actuaban "por delegación de una suerte" de organismo oficial de la Junta de Andalucía, lógicamente autorizados para manipular ese tipo de instalación.

De igual modo, decían ser "técnicos oficiales" de la Junta de Andalucía cuyo cometido era realizar la "revisión obligatoria" de la instalación de gas. Ante una negativa de la víctima, no dudaban en advertirle de un modo coactivo de las consecuencias de sus actos, por ejemplo con que se le iba a cortar el suministro de gas, que se podía producir un accidente o dejándole la instalación a medio reparar.

En caso de proceder a la revisión, era muy habitual que la instalación se encontrara "en malas condiciones", por lo que le indicaban que debían sustituir algún elemento de la conducción. Sobre la base de dichas reparaciones, se realizaba una factura con un importe muy superior al valor de las piezas sustituidas.

La investigación sigue abierta y la Policía ha solicitado a las personas que pudieran haber sido victimas de una estafa de esta índole que se personen en la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano más próxima y pongan en conocimiento esta circunstancia aportando toda la documentación de la que dispongan.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.