La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha acatado durante la celebración de la Comisión Ejecutiva celebrada este miércoles dos nuevas sentencias condenatorias que obligan a este organismo a hacer frente al pago de 799.294 euros en concepto de intereses de demora y de revisión de precios de certificaciones de obras acometidas hace más de siete años, por el proyecto de reurbanización de las plazas la Alfalfa, San Isidoro y la Pescadería y la contratación de conservación de espacios públicos entre 2003 a 2005.

En un comunicado, el Ayuntamiento informa de que el primero de los fallos judiciales, dictado el día 2 de noviembre, reconoce una deuda de la Gerencia de Urbanismo de 131.137,92 euros, en concepto de revisión de precios y de intereses de demora en el pago de certificaciones ordinarias correspondientes al contrato de obras de la segunda fase del proyecto de reurbanización de las plazas la Alfalfa, San Isidoro y la Pescadería, así como calles aledañas, ejecutado entre los años 2006 y 2007.

La segunda sentencia, del día 5 de noviembre, condena a la Gerencia de Urbanismo al pago de 668.157 euros, cantidad a la que ascienden los intereses de demora devengados del retraso en el pago de facturas derivadas de la ejecución del contrato de Servicio de Conservación, Reparación y Reforma del Viario y Espacios Públicos del municipio de Sevilla, sector 1, entre los años 2003 y 2005.

Estas sentencias condenatorias se suman a otras 13 resoluciones judiciales, ejecutadas entre octubre de 2011 y octubre de 2012, que han supuesto que la Gerencia de Urbanismo haya tenido que satisfacer pagos por valor de alrededor de 475.000 euros, "sólo en concepto de intereses de demora de certificaciones de obras realizadas años atrás, y de los intereses que a su vez han generado los intereses vencidos, líquidos y exigibles", según detalla.

En este sentido, el concejal delegado de Urbanismo y Medio Ambiente de Sevilla, Maximiliano Vílchez (PP), ha subrayado que se están abonando ahora intereses de obras que se acometieron en anteriores legislaturas y que "no se pagaron en su debido momento, por lo que este incumplimiento de pago ha ocasionado no sólo tengamos que hacer frente al pago de estas obras, sino también de los intereses que han ido generando en estos años".

En la mayoría de los casos, estos pagos, ya realizados, atañen a contratos de conservación del alumbrado público y a actuaciones correspondientes al Plan de Rehabilitación de Zonas Degradadas y, a la construcción de vías ciclistas, según añade. "Como consecuencia, el pago de estos intereses va a lastrar nuestras inversiones en la ciudad porque nos vemos obligados a tener que pagar unas deudas que en anteriores legislaturas no se abonaron en su momento y que irremediablemente ahora hay que hacerlo y como consecuencia habrá que restar de obras y actuaciones en Sevilla", ha matizado Vílchez.

Asimismo, subraya que, a pesar de haber satisfecho "numerosas" reclamaciones de cantidades pendientes adeudadas a empresas con las que la Gerencia de Urbanismo contrató años atrás y del "inmediato acatamiento" de las dos sentencias antes referidas, Urbanismo aún deberá hacer frente a nuevas obligaciones de pago por los intereses generados a consecuencia del pago tardío de certificaciones de obras antiguas. En este sentido, además de las comentadas, a fecha 5 de diciembre, indica que existen otras 18 sentencias judiciales, de idéntico contenido, pendientes de acatar, que elevan el importe total a satisfacer a 1.854.014 euros. El origen de todas estas sentencias judiciales se remonta a obras ejecutadas entre los años 2002 y 2008.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.