Esquerra Unida ha anunciado que no participará en los actos oficiales de celebración del Día de la Constitución Española, al entender que "en estos momentos hay muy pocas cosas que celebrar" y porque "ha quedado demostrada la obsolescencia del marco constitucional y la utilización que se hace de él por parte de los beneficiarios del bipartidismo".

En un comunicado, la formación se ha mostrado partidaria de "una reforma constitucional que de verdad garantice los derechos sociales" a lo que ha añadido que se trataría de "una reforma republicana, profundamente democrática, que establezca nuevos mecanismos de participación popular y que respete la proporcionalidad electoral".

Con todo, desde EU han criticado que "la práctica legislativa de los últimos tiempos, en base a la generalización de los decretos ley, vulnera de manera sistemática la letra y el espíritu de la Constitución" y, en este sentido, han apuntado que cada día se aprueban normativas contrarias a la Constitución".