La Duquesa de Alba de blanco
'La Duquesa de Alba de blanco', obra de Francisco de Goya. Casa de Alba

El primer duque de Alba recibió su título en 1467 de manos del rey Enrique IV de Castilla el Impotente . Desde entonces, con el paso de los siglos, la Casa de Alba ha atesorado numerosas obras de arte, muchas veces ejerciendo de mecenas de los grandes artistas del momento, otras veces gracias a regalos o la herencia de otras grandes familias nobiliarias que se emparentaban con ellos. Hasta nuestros días solo ha sobrevivido una pequeña parte, ya que muchas obras fueron destruidas por las guerras o vendidas en momentos de necesidad.

Una de las piezas más valiosas es La Virgen de Granada, una tabla de Fra Angélico que es la mejor conservada Es la primera vez que se exhibe una selección tan amplia de la colección de la Fundación Casa de Alba, y se han incluido obras que jamás habían abandonado las paredes de sus palacios. Se trata de la exposición El legado Casa de Alba, que reúne cerca de 150 pinturas, esculturas, documentos históricos, piezas arqueológicas, joyas, mobiliario y trajes, la mayoría procedentes del Palacio de Liria. La muestra ocupa más de 1.000 metros cuadrados de CentroCentro, en el Palacio de Cibeles de Madrid, y abrirá todos los días hasta el 30 de marzo de 2013.

El popular lienzo La duquesa de Alba de blanco, pintado por Francisco de Goya en 1795, corona esta exposición, que también incluye retratos de insignes miembros de la Casa de Alba de diferentes siglos, así como figuras religiosas, paisajes y otras escenas de artistas como El Greco, Zurbarán, Murillo, Tiziano, Durero, José de Ribera, Rubens y Rembrant.

Una de las piezas más valiosas es La Virgen de Granada, una tabla de Fra Angélico, y que es la mejor conservada, según la valoración de Philippe Montebello, director del museo Metropolitan de Nueva York. Este centro solicitó hace cuatro años su inclusión en una muestra centrada exclusivamente en el pintor cuatrocentista italiano. Por tratarse de una tabla, los especialistas desaconsejaron su traslado, de forma que los visitantes de la muestra neoyorquina no pudieron disfrutar de la obra que se expone al público ahora en Madrid.

También destaca la tabla de dos metros Camino del mercado, de Rubens, cuyo transporte requirió una importante operación de logística. No podían faltar imágenes de la actual duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, de la que se exhiben un busto y un retrato de su infancia. Lo que más le ha costado ceder, confiesan los organizadores, no han sido los cuadros, sino unas cajitas de Cartier de los años veinte a las que tiene mucho aprecio.

Curiosidades históricas

Lienzos aparte, la muestra incluye muchos objetos de gran valor histórico, como una primera edición de El Quijote y cartas de Colón, así como uno de sus esbozos de la primera isla que descubrió en América, la Española, realizado en 1492. Se trata de la colección de manuscritos de Colón más extensa que se conoce, y se recogen detalles tan singulares como la preparación del primer viaje y el rol de marineros del mismo, en el que se encuentran los hermanos Pinzón.

La entrada cuesta 10 euros, y por 2 euros más los visitantes pueden utilizar una Nintendo 3DS como audioguía Otro importante documento es la Biblia de la Casa de Alba, traducción a lengua romance de la Biblia hebrea, llevada a cabo en el siglo XV.

Entre las piezas más curiosas, una figura del gran duque de Alba luchando contra los enemigos de Felipe II, representados en la figura de una hidra con las cabezas de Isabel I, el Papa Paulo IV y el gran elector de Sajonia. También se incluye una colección de trajes reales con uniformes de Alfonso XII, vestidos de Alfonso XIII y el uniforme que vistió el rey Juan Carlos en el día de su coronación, así como mobiliario y jarrones de la emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III y hermana de una duquesa de Alba.

El legado Casa Alba está organizada por el Ayuntamiento de Madrid y la Fundación Casa de Alba. La entrada general cuesta 10 euros, y por 2 euros más los visitantes pueden utilizar una Nintendo 3DS como audioguía. Con esta muestra, el Ayuntamiento de Madrid aspira a convertirse en uno de los principales atractivos turísticos del Paseo del Arte, y se pone al mismo nivel que otras exposiciones de los principales museos. La muestra espera recibir alrededor de 200.000 visitantes.

Como no podía ser menos,  El legado Casa de Alba cuenta con su propia tienda de souvenirs. En ella, el cuadro de Goya de la duquesa de Alba se ha transformado en toda clase de artículos de mercadería: cuadernos, puzles, tazas, camafeos, pendientes, gargantillas..., incluso hay peluches del perrito blanco que acompaña a la duquesa en el lienzo.