Che fumano, 1964
Osvaldo Salas retrató en 1964 este escorzo del Che Guevara fumando Skrein Photo Collection

Casi todas las caras del Che Guevara llegan a Europa. Desde el retrato  con la mirada enfocada en la lejanía que le hizo Alberto Diaz Korda en 1960, durante el funeral por las cien víctimas del atentado contra un barco francés en el puerto de La Habana, considerada por algunos "la más famosa fotografía e icono gráfico del mundo en el siglo XX" al ser convertida en uno de los pósters más difundidos de todos los tiempos —sin que el fotógrafo cobrase un céntimo—, hasta la serie de 1963 de René Burri en la que el Che aparece altivo, gesticulante y seguro de su magnetismo mientras fuma un puro.

La exposición Che Guevara. Bilder der Revolution. Aus der Skrein Photo Collection (Che Guevara. La imagen de la revolución. La colección fotográfica Skrein), inagurada el sábado 24 de noviembre en el Museum der Moderne de Salzburgo (Austria), trae por primera vez a Europa la mayor colección privada de fotos del político y guerrillero. La muestra, que estará en cartel hasta el 3 de febrero de 2013, procede de los fondos personales del empresario y fotógrafo austriaco Christian Skrein, que es dueño de 4.500 imágenes relacionadas con la llamada revolución cubana.

Es la primera vez que la colección se muestra en Europa. En 2011 las fotos de Skrein formaron parte de una exposición sobre la fascinación fotográfica por Cuba del  Getty Museum (Los Ángeles, EE.UU). Para la muestra de Salzburgo se han seleccionado 150 imágenes del fondo privado del coleccionista.

Desde 1956 hasta 1968

Las fotografías van de 1956, cuando un grupo de 82 disidentes contrarios al dictador Fulgencio Batista, entre ellos quien le tomaría el relevo como futuro dictador, Fidel Castro, y Guevara, desembarcaron ilegalmente en Cuba para iniciar una guerra de guerrillas que se haría con el poder en 1959, hasta 1968, poco más de un año de la muerte del Che en Bolivia, a donde intentó llevar sin éxito el germen de la insurgencia.

Una presencia constante que atrajo a fotógrafos de todo el mundo Según los organizadores de Che Guevara. Bilder der Revolution la exposición no pretende ser "un acto político", sino una "visión de los años cruciales" del país caribeño y una constatación de la importancia de la revolución cubana y sus líderes en el mundo. "Se trataba de una presencia constante que atrajo a fotógrafos de todo el mundo, que difundieron miles de veces la imagen de los héroes revolucionarios, que se convirtieron en iconos de una juventud descontenta en vísperas de mayo de 1968", señalan.

La gran escuela cubana

La colección no sólo se detiene en el Che. Todos los líderes guerrilleros —por ejemplo Camilo Cienfuegos y Celia Sánchez— aparecen en la selección, que también ahonda en la vida social y económica en la isla, sometida a un bloqueo económico dictado por los EE UU. Las "caras de la revolución", dicen desde el museo, fueron retratadas los grandes fotógrafos de la escuela cubana (Liborio Noval, Osvaldo Salas, Raúl Corrales, Tirso Martínez y Mario García Joya Mayito). A ellos se unieron decenas de reporteros del extranjero cautivados por la plástica romántica y los ideales iniciales del movimiento revolucionario.

El dueño de las fotografías, Christan Skrein, nació en Viena (Austria) en 1945. Durante algunos años se ganó la vida como fotógrafo, pero se hizo de oro en su condición de empresario, al montar una red de más de setenta factorías dedicadas a la fabricación de prendas de abrigo con la tela impermeable loden.