Álex Grijelmo asegura que la principal manipulación informativa está en el silencio

  • Su libro 'La información del silencio' es un extenso estudio sobre las manipulaciones informativas basadas en lo que no se publica.
  • Sus páginas recogen ejemplos sacados de diferentes medios de comunicación.
  • El periodista y escritor español dedica su último libro a "los periodistas que no se conforman".
El libro es fruto de la tesis doctoral que Grijelmo (Burgos, 1956) redactó sobre este mismo asunto, aunque adaptada a un público lector más amplio.
El libro es fruto de la tesis doctoral que Grijelmo (Burgos, 1956) redactó sobre este mismo asunto, aunque adaptada a un público lector más amplio.
EFE

El periodista y escritorÁlex Grijelmo cree que, hoy en día, "la principal manipulación informativa está en el silencio" y no en decir mentiras u ofrecer datos falsos. Y con el silencio hay que tener cuidado porque "tiende a llenarse de significado, es información".

"En periodismo es muy difícil combatir la ocultación, la insinuación, el sobrentendido", asegura Grijelmo en una entrevista en la que reflexionaba sobre su nuevo libro, La información del silencio. Cómo se miente contando hechos verdaderos, un extenso estudio sobre las manipulaciones informativas basadas en trucos de silencio: "Esa forma de decir callando, de contar medias verdades".

Publicado por Taurus y dedicado "a los periodistas que no se conforman", el libro es fruto de la tesis doctoral que Grijelmo (Burgos, 1956) redactó sobre este mismo asunto, aunque adaptada a un público lector más amplio.

Es una obra didáctica y de divulgación, como lo eran también La seducción de las palabras, El genio del idioma o La gramática descomplicada, por citar otros libros suyos.

La semiótica de lo que no se dice

A lo largo de 541 páginas, Grijelmo, que fue presidente de Efe entre 2004 y 2012, analiza cuestiones como la información del silencio en la naturaleza, en las artes plásticas, en la música, en la literatura y en el cine, y se basa también en la pragmática, "esa rama de la lingüística que nos demuestra cómo decimos cosas sin decirlas y que son descodificadas inevitablemente por el receptor".

En la parte final, el autor se centra en la información del silencio en el periodismo y en cómo evalúan ese silencio los tribunales.

"Urge una regulación legal sobre los efectos periodísticos de la insinuación, la ironía, la metáfora, el doble sentido, la alusión, el sobrentendido..." afirma Grijelmo, antes de pedir "un debate limpio en los medios para alcanzar una conciencia mayor sobre las consecuencias del silencio informativo".

El libro está lleno de ejemplos entresacados de diferentes medios de comunicación, y el que figura en la contraportada es muy elocuente para saber de qué habla Grijelmo:

"Anoche fue encontrado el cadáver de Eustasio Peláez en una calle del polígono industrial C-40. Momentos antes se había visto por el lugar a Higinio Gurméndez, con el que tenía un litigio por unas tierras".

Estos hechos pueden ser ciertos, pero al yuxtaponerlos de esa forma, pueden dar lugar a "una interpretación falsa". "El principal resorte que dispara determinadas asociaciones en el receptor es el del mínimo esfuerzo. Todos tendemos a creer lo más fácil, lo más sencillo, y a veces la realidad es muy compleja", comenta Grijelmo, que actualmente es director de Desarrollo Internacional de Prisa Noticias.

Omisión de datos, la nueva manipulación

Como lector, añade el autor, "uno puede ver que algunos datos se omiten sistemáticamente, y esa es la nueva manipulación de hoy en día. Antes era más fácil mentir; ahora mentir es más difícil pero callar es muy fácil y nadie lo reprocha", añade.

Esa técnica de decir sin decir, de que se lea entre líneas entronca con la autocensura de los últimos años del franquismo, y Grijelmo cita en su libro el caso de la revista Triunfo, que encontraba siempre la forma de decir lo que no se podía contar.

Ahora, esa técnica "se está utilizando para arrojar informaciones sin comprobar. Para no incurrir en la mentira o en la falsedad, incurren en la insinuación o en la presuposición", indica el autor.

La autocensura no sólo se la aplica el periodista que vive bajo una dictadura. En las democracias también se tienen en cuenta intereses económicos o políticos y se suavizan a veces, o se omiten, determinadas informaciones, afirma Grijelmo.

Ocultación de la verdad

Y si de ocultación de la verdad va la cosa, es muy bueno el ejemplo del humorista catalán que, el 5 de enero de 2011, llamó al palacio de la Zarzuela "en nombre de Mas" para hablar con el rey. Don Juan Carlos atendió la llamada, porque creía que se trataba de Artur Mas, presidente de Cataluña. Quien llamó ocultó que lo hacía en nombre del director del programa radiofónico, Pere Mas.

La comunicación entre el texto y la foto que lo acompaña suele ser "muy estrecha" y a veces se producen casos llamativos: "Ganaron los animales", decía el titular de la primera página de El Mundo, tras la prohibición por el Parlamento de Cataluña de las corridas de toros. En la foto aparecían los políticos catalanes Josep Lluís Carod Rovira y José Montilla, "ambos sonrientes".

"Nos parece inevitable que quien tenga a la vista tal portada relacione la palabra 'animales' con los dos políticos que aparecen en la imagen", señala Grijelmo.

*Consigue un ejemplar de La información del silencio en PopularLibros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento