Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel, habla durante un mitin de su partido en Sternberg, Alemania. EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, pidió este sábado mucha perseverancia, al menos durante otros cinco años, a sus socios europeos para superar la actual crisis económica y monetaria.

Necesitamos austeridad para convencer al mundo de que vale la pena invertir en Europa "Necesitamos un gran esfuerzo, de cinco años y más", declaró la líder cristianodemócrata durante un congreso regional de la CDU en Sternberg, en el estado federado de Mecklemburgo-Antepomerania (noreste).

La canciller se mostró convencida de que la eurozona aún está lejos de haber superado la crisis y subrayó la necesidad de grandes reformas estructurales, que deben además arrojar resultados, para recuperar la confianza de los inversores e impulsar de nuevo la economía europea.

"Hay muchos inversores que no se creen que en Europa cumplimos nuestras promesas", señaló Merkel, e instó a cumplir de forma consecuente las exigencias en materia de consolidación presupuestaria y reducción de la deuda, así como un mayor compromiso por parte de los socios europeos.

"Necesitamos austeridad para convencer al mundo de que vale la pena invertir en Europa", declaró.

Ayudas por no escolarizar a sus hijos

Por otro lado, la canciller defendió la introducción de una nueva fórmula de ayuda a la familia, que contempla compensar a los padres o madres que atienden a sus hijos en casa en vez de llevarlos a una guardería.

"Queremos ofrecer condiciones para el cuidado de los niños, para conciliar trabajo y familia. Pero no pondremos en un aprieto a aquellos que opten por quedarse unos años en casa para educar a sus hijos. La gente debe y tiene que decidirlo por sí misma", dijo la líder cristianodemócrata en Sternberg (noreste).

La oposición, pero también los socios liberales y parte de la CDU, se muestran escépticos ante esta nueva fórmula de ayuda a los padres que no llevan a sus hijos a la guardería.

La introducción de esta compensación, ante la escasez de plazas en centros públicos o concertados, es uno de los temas controvertidos que tienen previsto abordar este domingo en Berlín los socios de la coalición entre cristianodemócratas, socialcristianos bávaros y liberales.

Pensiones y repago sanitario

Otro de los asuntos que más divisiones internas ha despertado es la propuesta defendida por la ministra de Trabajo y Asuntos Sociales, Ursula von der Leyen, de introducir una fórmula en el sistema de jubilaciones para garantizar un mínimo a todo pensionista.

Un punto de acuerdo, en cambio, podría ser la cuestión del pago adicional que todo contribuyente a la sanidad pública debe aportar si acude a la consulta de su médico, un repago de 10 euros por trimestre.

Esta tasa única fue implantada cinco años atrás para paliar el déficit de la sanidad pública y ahora los liberales proponen su supresión visto que se superó esa situación y que, además, acarrea enormes costes burocráticos a los médicos de las consultas, obligados a cobrarla al paciente y transferirla al seguro médico.