La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a cuatro nigerianos a penas de hasta ocho años de cárcel por traer a España "de forma ilegal" y "bajo falsas promesas de bienestar" a dos compatriotas y obligarlas a prostituirse, según la sentencia consultada por Europa Press.

Así, la Audiencia Provincial condena a tres de los acusados a siete años y medio de cárcel por un delito de inmigración ilegal en concurso real con un delito de prostitución coactiva, mientras que a uno de ellos y a un cuarto acusados les impone seis meses prisión por un delito de falsedad en documento oficial.

La Audiencia considera probado que Maureen O, Lucky O. y Joy J. "venían colaborando para propiciar" la entrada "ilegal" en España de mujeres procedentes de Nigeria, a las cuales "se había prometido, engañándolas, el desempeño de trabajos ordinarios tales como peluquería, cuando en realidad estos eran inexistentes y se trataba de que se dedicaran a la prostitución".

Las mujeres, "bajo falsas promesas de bienestar, se endeudaban con cantidades muy elevadas que debían devolver", a lo que se suma que "efectuaron penosísimos viajes durante meses por tierras africanas, llegando en pateras a España y resultando que la documentación que poseían les era arrebatada y retenida".

Una vez en España, y sin documentación, las mujeres "eran obligadas a ejercer la prostitución para saldar la deuda contraída, situación en la que eran obligadas a permanecer mediante la coacción constante y el miedo de que actuarían contra sus familias, en sus países de origen".

Bajo amenazas

Una de las afectadas entregaba el dinero recaudado tras prostituirse a Maureen O., "quien controlaba sus ingresos y le advertía de las consecuencias de dejar de ejercer la prostitución", destacando que con este dinero adquirió una vivienda en la capital hispalense por un importe de 152.425,75 euros, "movimientos" que "no se compadecen con la situación económica" de la imputada, "a la que no se conoce ninguna actividad laboral".

Con las ganancias de la otra mujer afectada, los acusados Joy J. y Lucky O. se compraron un Mercedes Benz y un Opel, respectivamente, dice la Audiencia, que destaca que todos los imputados se encontraban en situación irregular en España.

De otro lado, la Audiencia Provincial absuelve a los acusados de un delito de secuestro, ya que, según argumenta, "no ha quedado acreditado" que retuvieran al hijo menor de una de las afectadas "como prenda" para que ésta "pagara cierta deuda y en contra de su voluntad".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.