Las mejores chicas de las películas de James Bond

La actriz Ursula Andress, una de las chicas Bond más inolvidables, en la película '007 contra el Dr. No'.
La actriz Ursula Andress, una de las chicas Bond más inolvidables, en la película '007 contra el Dr. No'.
ARCHIVO

Coches. Villanos. Explosiones. Martinis (mezclados pero no agitados, por supuesto) y, desde luego, chicas. Así son las películas de Bond: una sucesión de estereotipos que, cincuenta años después, siguen fascinando a millones de espectadores de todo el mundo. Una de las grandes bazas de la saga es, desde luego, la de haber mostrado (y descubierto) al público a inolvidables bellezas: aquí van diez de las más carismáticas.

Ursula Andress (007 contra el Dr. No, 1962)

Sean Connery, es decir James Bond, dormitaba en una playa cuando una canción infantil le despertó: no, no era una niña quien emergía entre las aguas, sino Ursula Andress. La suiza, de espaldas anchas, piernas robustas y rostro perfecto, se convertía en apenas segundos en una leyenda gracias a esta escena (no en vano, se pagaron 60.000 euros por el bikini blanco que la actriz exhibía). La película, la primera de la saga, disparó su fama: ganó el Globo de Oro a la actriz emergente del año, posó para Playboy e inició una irregular carrera cinematográfica marcada, siempre, por un papel obtenido por su esposo John Derek (después marido de las también bellisimas Linda Evans y Bo Derek).

Kim Basinger (Nunca digas nunca jamás, 1982)

20 años después, otra rubia saltaba a la fama gracias a su rol como chica Bond. Kim Basinger aparecía en Nunca digas jamás bailando mucho (en un gimnasio, en una fiesta con Bond, en la cubiera de un yate), escapaba en paños menores a caballo y, por supuesto, recibía un intenso masaje de manos de Sean Connery. La película no es una de las mejores de la saga, pero Basinger estaba espectacular y demostraba por qué poco después, gracias a Nueve semanas y media (1986) o Atrapados sin salida (1986), sería considerada una de las mujeres más atractivas del mundo.

Eva Green (Casino Royale, 2006)

La francesa, a la que vimos hace poco muy llamativa en Sombras tenebrosas, saltó a la fama gracias a Casino Royale, donde demostraba que una chica Bond puede estar a altura, en todos los sentidos, del famoso agente secreto. Porque Green, que encarnaba a una agente doble que vivía una intensa y dramática historia de amor con 007. Por cierto: el papel de Vesper Lynd ya había sido encarnado por la mencionada Andress en otra versión de Casino Royale, más cómica y con David Niven y Peter Sellers en el reparto.

Honor Blackman (Goldfinger, 1964)

Una mujer con personalidad: muy alejada de las chicas florero que suelen acompañar a Bond, Blackman (que ya era famosa gracias a la serie Los Vengadores) encarnó a Pussy Galore con 39 años, siendo durante mucho tiempo la actriz más madura en encarnar a una chica Bond. Con un cuerpo escultural y una pícara sonrisa, Blackman fue comparada en su tiempo con actrices como Greta Garbo o Marlene Dietrich, pero su carrera no fue demasiado fructífera tras su aparición en Bond.

Diana Rigg (Al servicio de su majestad, 1969)

¿Saben que Bond, el empedernido solterón mujeriego, también estuvo casado? Fue en Al servicio de su majestad, cuando el agente secreto (aquí encarnado por el fugaz e inexpresivo George Lazenby) contraía matrimonio con Tracy, una desgraciada muchacha que, tras la boda, tampoco lograba escapar demasiado tiempo de su destino trágico...

Britt Ekland (El hombre con la pistola de oro, 1974)

La actriz sueca ya era conocida (gracias a la legendaria El hombre de mimbre y otros títulos de terror) cuando encarnó a Goodnight en la saga Bond, pero su papel en esta película, flanqueada por Roger Moore y Christopher Lee, es inolvidable: la delgada, rubia y elegante Ekland lucía bikini con tanta (o más gracia) que cualquiera de sus rivales en la lista de las mejores chicas Bond.

Michelle Yeoh (El mañana nunca muere, 1997)

Violentísima, intrépida e independiente, la aprendiz de agente secreto que Yeoh encarnaba en esta entrega, protagonizada por Pierce Brosnan, es para muchos una de las mujeres más inolvidables de la saga. Yeoh demostraba que podía pelear, bucear y seducir como Bond, curtida por experiencias tan diferentes como protagonizar películas de Jackie Chan o convertirse en Miss Malasia en 1983.

Halle Berry (Muere otro día, 2002)

Cuarenta años después de que Andress saliera de las aguas, los creadores de Bond decidieron homenajearla haciendo salir a Berry (en la cresta de la ola gracias a Monster's Ball) del mar para deleite de Brosnan. El bikini ya no era blanco, sino naranja, pero la belleza de la actriz era tan innegable como la de su antecesora: con su contoneo de caderas, su cortísimo pelo y una cara perfecta, Berry engrosaba, en cuestión de segundos, la lista de las mejores chicas Bond de la historia.

Corinne Clery (Moonraker, 1979)

Morena y estupenda en ropa interior, Clery volvía loco a Roger Moore en esta criticada entrega de la saga Bond. Ella, en todo caso, estaba magnífica (con alguna escena, como la de la persecución de los rottweilers, inolvidable) aunque por supuesto no tan atrevida como en Historia de O (1975), la película erótica basada en una celebérrima novela de Dominique Aury que la llevó a la fama.

Olga Kurylenko (Quantum of Solace, 2008)

La bellísima ucraniana, actriz y modelo, consiguió un papel protagonista en la película, donde se mostraba belísima en cada una de las escenas, tanto vestida con un traje de gala como herida y llena de polvo tras una escena de acción. Aunque la película no fue muy bien recibida por la crítica, Kurylenko llegó para quedarse, y dentro de poco la veremos, por ejemplo, en lo nuevo del admirado Terrence Malick, To the Wonder.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento