La subida de las tasas aéreas en España provocará un aumento de en torno al 6% en el precio de los billetes y conllevará la pérdida de unos 2,9 millones de llegadas en avión, según cálculos de la Agencia Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

En un encuentro con periodistas celebrado en Madrid, el director general de la IATA, Tony Tyler, consideró "inasumible" e "inaceptable" la subida de las tasas aéreas por el perjuicio que origina a las aerolíneas y al tráfico aéreo, ya que provocaría "en torno a un aumento del 6% en billetes" y unos 2,9 millones de llegadas menos.

Tyler indicó que "no tiene sentido que un país tan dependiente del turismo sea menos competitivo" y señaló que la subida repercute en el Turismo y en la economía en su conjunto, por lo que instó al Ejecutivo español y al conjunto de los países a "apoyar con políticas al sector de la aviación aérea" y a cesar de incrementar las tasas.

A este respecto, desde la IATA, que ha pedido a la Comisión Europea que investigue la subida de las tasas aéreas en España, recordaron los beneficios que el sector aéreo reporta a la economía y al empleo en España que genera unos 260.000 puestos de trabajo.

Según dijo, las aerolíneas están recortando "por donde pueden" con el fin de compensar la subida del precio de los combustibles y el descenso del tráfico aéreo, por lo que calificó de "locura" el incremento de las tasas. "Si suben las tasas baja el tráfico y volará menos gente", advirtió.

Ante el anuncio de easyJet sobre su intención de abandonar el aeropuerto de Madrid-Barajas como base de operaciones, Tyler consideró que otras compañías podrían optar por "invertir en otros países para expandir su negocio".

También se refirió a las compañías 'low cost', que se encuentran en "auge" en un contexto de un "mercado fragmentado", y de las que vaticinó que continuarán con buenos datos de tráfico en base a los resultados obtenidos en la actualidad.

Asimismo, lamentó la decisión adoptada este martes por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) que establece que los pasajeros de vuelos con retrasos de tres o más horas tengan derecho a percibir una compensación.

PREVISIONES.

En referencia a las previsiones de 2012, la IATA estima unas ganancias de 4.100 millones de dólares (3.190 millones de euros), cifra que mejora los 3.000 millones de dólares (2.330 millones de euros) calculados en junio, sin embargo el margen del benefició estará "alrededor del 0,6%", apuntó Tyler.

La mejora en el pronóstico de las compañías aéreas en 2012, "a pesar de la crisis económica", procede del "esfuerzo" de éstas en la adopción de procesos de reestructuración, reducción de costes, inversión en aviones y planes de eficiencia, explicó Tyler, que consideró que la situación "mejorará moderadamente" el próximo año.

El organismo que agrupa a la industria aeronáutica también mejoró las perspectivas de crecimiento en el número de pasajeros hasta "un 5,3% en 2012", y Tyler recordó que en 2010 se consiguió el "récord" en los datos de tráfico aéreo a nivel mundial.

Sobre el continente europeo en concreto, Tyler criticó que tiene "condiciones desfavorables" para la realización de negocios así como "altos impuestos, falta de capacidad en algunos aeropuertos y un espacio aéreo que tiene que modernizarse".

La asociación prevé que el sector pierda este año en el continente europeo cerca de 1.200 millones de euros como consecuencia de la crisis económica, circunstancia que se agudiza en España dada la caída del tráfico aéreo.

De igual forma, Tyler pidió una "mayor colaboración" por parte de la industria de la aviación para mejorar la eficiencia y las experiencias de los clientes en los vuelos, así como las conexiones ante las previsiones de transportar alrededor de 3.000 millones de pasajeros en 2013.

En esta línea también apostó por la implantación del programa de la Comisión Europea 'Cielo único Europeo' (SES, en sus siglas en inglés), ya que el rechazo de los gobiernos al mismo "suponen un coste de 5.000 millones de euros para pasajeros y compañías", por lo que defendió la implantación de la iniciativa ya que servirá para "aumentar la capacidad de vuelos, reducir retrasos y poner fin a la fragmentación del espacio aéreo".

DISTRIBUCIÓN.

El presidente de la IATA también se refirió a la necesidad de adoptar nuevos canales de distribución para ofrecer mayores opciones a los clientes y destacó la implantación de un nuevo programa que "permitirá a las compañías aéreas ofrecer un producto más personalizado".

El nuevo programa New Distribution Capability (NDC) buscará proporcionar mayor transparencia a los usuarios en sus compras, con capacidad para adquirir ofertas de diferentes compañías.