El magistrado presidente del juicio por el supuesto intento de soborno a la concejal no adscrita del Ayuntamiento de Camas (Sevilla) Carmen Lobo ha decidido suspender hasta este jueves la vista oral debido al ataque de ansiedad sufrido por el empresario Eusebio Gaviño, imputado en este caso junto al exalcalde de Camas Agustín Pavón; el exconcejal del PP Antonio Enrique Fraile, y el exedil del PA José del Castillo.

Tras esta incidencia, el magistrado presidente, Javier González, ha convocado a los abogados de los imputados para analizar la posible suspensión de la segunda sesión del juicio después de que Eusebio Gaviño haya sido trasladado por el 061 a un centro hospitalario sevillano "para recibir tratamiento", según han informado a los periodistas letrados personados en la causa.

Después de escuchar a todas las partes, el magistrado ha suspendido el juicio hasta el jueves, a partir de las 10,00 horas, cuando se reanudará la segunda sesión de la vista oral en caso de que el imputado esté apto para declarar. Según las fuentes, está previsto que el imputado reciba el alta médica este miércoles a las 13,30 horas, ya que ha sufrido "una mejoría" en su estado.

De este modo, para este jueves está prevista la audición de una de las grabaciones que constan en la causa, concretamente la registrada en agosto de 2005 en la vivienda de Gaviño, donde presuntamente se habría planificado el soborno, y las declaraciones de los cuatro acusados.

Los hechos

Ha sido a las 9,30 horas de este miércoles cuando este imputado ha sufrido una crisis de ansiedad mientras subía las escaleras de la Audiencia Provincial para dirigirse a la sala donde se celebra la vista oral, tras lo que se ha quedado tumbado en dichas escaleras y ha sufrido el "agarrotamiento" de un brazo y de una pierna.

El imputado, que ha estado consciente en todo momento, ha sido atendido inicialmente por el médico forense de los juzgados, tras lo que han llegado los sanitarios del 061 con una ambulancia y lo han trasladado a un centro hospitalario para hacerle las pruebas oportunas. El 061 fue requerido después de que un alertante llamara al 112 avisando de que una persona había sufrido un posible infarto en los juzgados.

Hay que recordar que la primera vez que el imputado acudió a declarar ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Sevilla sufrió un ataque de ansiedad parecido, lo que obligó a suspender la misma, tras lo que fue citado a declarar en una segunda ocasión, aunque esta vez presentó un parte médico alegando que seguía enfermo y ello obligó a retrasar su comparecencia.

De este modo, el juez Carlos Mahón tuvo que citarlo una tercera vez, donde por fin se pudo celebrar su declaración.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.