Barco pesquero
Un barco pesquero entrando al puerto del pueblo gaditano de Barbate. YOLANDA MARÍN

Los países de la Unión Europea cerraron este martes un acuerdo, después de cerca de 40 horas de negociaciones, sobre el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, que agrupará todas las ayudas al sector entre 2014 y 2020.

Una mayoría de Estados miembros respaldó un texto de compromiso que logra un equilibrio entre las posiciones de los defensores del mantenimiento de los subsidios tradicionales, como las ayudas al desguace, y los que se oponían a su continuación bajo las actuales condiciones.

El consejo de Pesca dio el visto bueno a la continuidad de los apoyos a la paralización temporal y definitiva de la flota, así como a las ayudas a la modernización, pero sometidas en adelante a condiciones más estrictas que en la actualidad.

Los objetivos de España

"España ha conseguido todos los objetivos que traía a la negociación", resumió al término del Consejo de Pesca el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que se mostró satisfecho con el pacto logrado.

Arias Cañete defendía el lunes ante sus socios europeos que el futuro fondo de pesca --que Bruselas quiere dotar con 6.500 millones para el periodo2014-2020-- mantenga los apoyos a la paralización definitiva y temporal de la flota, porque son ayudas "eficaces" para ajustar la capacidad de pesca a los recursos disponibles.

La comisaria de Pesca, Maria Damanaki, había apostado hasta ahora por la eliminación de este tipo de subsidios por considerar que ha quedado demostrado que son ineficaces para reducir la sobrepesca de la flota comunitaria, aunque fuentes próximas a la negociación afirman que ya "no ve con malos ojos" respetar estas ayudas en el futuro FEMP si se ajustan "porcentajes y criterios" para su activación.

 Junto a España se alinean países como Francia e Italia en la defensa de los subsidios para el desguace y la modernización de sus buques, pero este grupo choca con el rechazo de otros Estados miembros como Reino Unido, Alemania y Suecia.

Las ayudas al almacenamiento, que España y otros tres países querían mantener para financiar los costes de la retirada del mercado de productos pesqueros ante una situación de crisis, seguirán adelante, pero su porcentaje se irá reduciendo de manera progresiva desde 2014 hasta su total eliminación en 2019.