El candidato de la izquierda ecuatoriana anuncia un posible fraude en las elecciones, que se celebran el domingo

  • Rafael Correa, asegura que la derechista Viteri, pretende llegar a la segunda vuelta, el próximo 26 de noviembre.
  • La campaña de la candidata de la derecha se ha centrado en desprestigiar al candidato de la izquierda, favorito a las elecciones de este domingo.
Rafael Correa y Cynthia Vitery. (ARCHIVO)
Rafael Correa y Cynthia Vitery. (ARCHIVO)
A dos días de celebrarse las elecciones presidenciales en Ecuador, el líder del Movimiento Alianza País y candidato favorito a la presidencia de Ecuador,
Rafael Correa, confirmó su denuncia sobre un supuesto plan de fraude electoral, orquestado por la derecha en ese país.

Según Correa, el plan tiene como objetivo impedir su ´´triunfo´´ en la primera vuelta, durante los comicios a celebrarse este domingo 15 de octubre.

"Hay una derecha mafiosa en el país que quiere crear el caos, pero ya nadie le hace caso. Tenemos la certeza de que ganaremos, pero habrá un fraude para quitarnos votos y que la partidocracia llegue a segunda vuelta (el 26 de noviembre)", aseguró Correa.

La figura de Correa parece ser para la derechista Viteri, la única mujer candidata, el principal objetivo de su campaña, ya que ha tratado reiteradamente y hasta hoy de sacar viejas historias, todas ellas desmentidas por el líder izquierdista, con el fin de desprestigiar su imagen y la de quienes le rodean en su actividad política.

Fin de campaña

Con mítines, marchas, fiestas y conciertos los candidatos cerraron su campaña para las elecciones del domingo en Ecuador, donde la esperanza de cambio es general tras una década de inestabilidad en la que el país ha tenido siete presidentes.

El viernes y sábado la propaganda estará prohibida, mientras los organismos encargados del proceso, encabezados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), ponen a punto el proceso de votaciones y recuento del domingo próximo.

De los 13 aspirantes a la Presidencia, más o menos la mitad dedicarán su última jornada de campaña a la Sierra y la otra mitad a la Costa, pero entre los cuatro más destacados en intención de voto, todos ellos nacidos en la ciudad portuaria de Guayaquil, sólo uno, el izquierdista Rafael Correa, estará en la serrana Quito.

El multimillonario Alvaro Noboa, el socialdemócrata León Roldós y la socialcristiana Cynthia Viteri visitarán distintos lugares de Guayaquil para darse el postrero baño de multitudes de esta campaña, antes de que se cierre a medianoche, mientras radios y televisiones han aumentado su volumen de propaganda partidista.

Antes de que comenzasen los actos electorales, los candidatos aprovecharon la noche para convocar a los periodistas y repetir sus puntos programáticos y promesas más destacadas de la campaña.

Correa, que el miércoles encabezó una multitudinaria caravana de coches en Guayaquil, antes de viajar hoy a Quito, repitió a una emisora de televisión local que, de llegar al Gobierno, no renovará, en 2009, el convenio sobre la base militar de Manta con Estados Unidos.

Tampoco firmará un tratado de libre comercio con EEUU, aunque mantendrá la dolarización del país, vigente desde 2000, pese a que ha calificado de "perverso" ese esquema monetario.

La promesa central del grupo de Correa, Alianza País, en la que insistió ayer, es la convocatoria de una Asamblea Constituyente, "de plenos poderes", para decidir las reformas políticas en el Estado.

Por su parte, Roldós ha repetido insistentemente en los medios de comunicación, ayer, el mensaje de "atrévanse a vivir en democracia", al tiempo que atacaba sin citarlos a los que supuestamente son sus dos principales rivales: Noboa y Correa.

El socialdemócrata Roldós, candidato de la alianza Red Etica y Democracia-Izquierda Democrática, dijo de ambos políticos representan "dos propuestas autoritarias a las que vamos a derrotar".

Noboa ha sido parco con los medios de comunicación y se ha mostrado expansivo ante el público en sus apariciones, en las que sigue con las invocaciones a Dios y los rituales religiosos, con Biblia y crucifijo, pese a las críticas que ha recibido de los obispos católicos ecuatorianos.

El magnate bananero se ha proclamado "candidato de los pobres", entre los que reparte, entre otras cosas, sillas de ruedas para discapacitados, algunos ordenadores para escuelas y material higiénico y sanitario por medio de su Fundación Nueva Humanidad.

Cynthia Viteri, que los últimos días estuvo en la Sierra, tuvo anoche su "caravana amarilla", el color de su partido, en la ciudad de Guayaquil, tradicional feudo socialcristiano, donde ahora algunos analistas creen que ese partido puede perder la hegemonía para traspasarla a Correa.

Por su parte, el único candidato indígena a la Presidencia, Luis Macas, insistió ayer en que, "con o sin elecciones, la Asamblea Constituyente va, porque la reclama el pueblo ecuatoriano".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento