Euro
Monedas de euro, examinadas con lupa. GTRES

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, consideró este sábado en Tokio que la situación en la zona euro es mejor ahora "que a principios de este año" y apuntó a los progresos en la recapitalización de los bancos europeos y "el grado de respuesta fiscal" de los países miembros.

"Pero no debemos caer en la complacencia. Todos los gobiernos, tanto los nacionales como a nivel europeo, deben proseguir los esfuerzos para restaurar el crecimiento", agregó en una rueda de prensa en Tokio, donde se encuentra con motivo de la asamblea del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

El supervisor bancario, en 2014

Draghi ha apuntado que el mecanismo de supervisión bancaria única no se activará hasta 2014, al tiempo que destacó los progresos en la recapitalización del sector bancario de la eurozona.

En una rueda de prensa consideró que hay espacio para el optimismo y aludió, entre otras cosas, a los avances realizados en los últimos meses hacia una unión bancaria. El titular del emisor europeo recordó que el próximo 1 de enero entrará en vigor marco regulador para un supervisor bancario único, un paso que consideró muy importante, aunque de carácter "institucional".

Para que el mecanismo esté realmente en marcha hará falta "aproximadamente un año", advirtió el italiano, ya que será necesario elaborar un marco operativo completo.

No obstante, Draghi quiso restar importancia a su fecha de activación: "No supondrá una gran diferencia si el compromiso de los miembros es firme", afirmó.

El FMI pide ajustar medidas según el país

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, consideró este sábado necesario que las economías avanzadas realicen un "ajuste fiscal a medio plazo creíble", cuyo "ritmo y tipo de medidas" estén adaptados a cada país.

Todos los gobiernos, tanto los nacionales como a nivel europeo, deben proseguir los esfuerzos y no caer en la autocomplacencia (Draghi)En la rueda de prensa celebrada en Tokio, Lagarde consideró que las medidas de ajuste fiscal no son suficientes por sí solas y deberán ir acompañadas de "una política monetaria acomodaticia y reformas estructurales".

Lagarde afirmó que en la reunión "se ha prestado mucha atención" al ajuste fiscal, que debe "estar calibrado" a cada país y ajustado "específicamente" a las bases de cada economía.

La exministra francesa de Economía destacó que el Comité del FMI, encargado de delinear las políticas del organismo, expresó en su reunión "con toda claridad" un compromiso "muy fuerte" con la implementación de las políticas destinadas a mejorar el escenario.

En cuanto a la reforma del sistema de cuotas del Fondo para ampliar la capacidad de poder de voto y el acceso a financiación de los países emergentes, Lagarde aseguró que "se han dado pasos importantes". Tras haber superado dos umbrales, uno sobre el aumento de las cuotas y otro sobre el número de países que aprueban la reforma, ahora esperan poder avanzar para permitir "a las principales economías emergentes estar entre las diez primeras" del organismo, aunque no antes del próximo año.

Al término del encuentro del IMFC, integrado por 24 representantes de los 188 países miembros del FMI, Lagarde también destacó que actualmente, tras el incremento de los recursos del organismo en 461.000 millones de dólares en abril, la "red de seguridad mundial" del fondo es "real, no una ilusión".

Por su parte, el presidente del Comité, el singapurés Tharman Shanmugaratnam, aseguró que ante la desaceleración del crecimiento global se necesita una aplicación "efectiva y a tiempo" de las "medidas clave" para devolver la confianza. En este sentido, aseguró que a pesar de que en la eurozona se han producido "progresos significativos", serán necesarias medidas adicionales, mientras que en EE UU consideró "esencial" progresos para "asegurar la sostenibilidad fiscal".