Turquía responde con fuego de artillería y dice "no estar lejos" de entrar en una guerra con Siria

  • Turquía contesta a Siria, que lanzó un obús caído en la provincia meridional turca de Hatay sin causar víctimas.
  • "Ha sido combatiendo como (Turquía) ha llegado donde está hoy", ha declarado el primer ministro turco.
  • La muerte de cinco personas en el pueblo fronterizo de Akçakale, por un misil lanzado desde Siria el pasado miércoles, desencadenó el conflicto.
Varios soldados turcos patrullan cerca de la frontera con Siria en la región fronteriza suroriental de Akcakale, Sanliurfa (Turquía).
Varios soldados turcos patrullan cerca de la frontera con Siria en la región fronteriza suroriental de Akcakale, Sanliurfa (Turquía).
Aykut Unlupinar / EFE

Turquía respondió este viernes con fuego de artillería a un obús lanzado desde Siria que ha caído en la provincia meridional turca de Hatay sin causar víctimas el día en que el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado que su país "no está lejos" de una guerra con Siria, aunque no tenga "absolutamente ningún interés" en que haya una.

El proyectil impactó cerca en el municipio de Yailadagi, en el extremo sur de la provincia, desde donde parte la carretera a la importante ciudad portuaria siria de Latakía, según confirmó el gobernador de Hatay, Mehmet Celalettin Lekesiz, que aseguró que las unidades militares turcas estacionadas en este área "devolvieron el fuego".

El jueves otro obús cayó en la misma provincia, concretamente en el municipio de Hacipasa, desatando el pánico entre los residentes locales, aunque sin causar heridos. "Hay una gran cantidad de metralla y cayó a apenas cien metros de las casas", denunciaron fuentes locales en declaraciones a Anadolu.

"Turquía ha llegado combatiendo donde está hoy"

"Esta nación ha presenciado guerras intercontinentales y ha sido combatiendo como ha llegado donde está hoy", afirmó Erdogan en declaraciones recogidas por la emisora NTV en reacción a la muerte de cinco personas en el pueblo fronterizo de Akçakale por un misil lanzado desde Siria el pasado miércoles.

"Nuestro lema es 'paz en casa, paz en el mundo', pero hay otro proverbio muy bueno que dice: 'Si quieres la paz, prepárate para la guerra', y es que en este caso, la guerra es la clave para la paz", recordó el primer ministro turco.

Criticó además a la oposición en su país por "hablar de paz", cuando han muerto ciudadanos turcos. Por otro lado, Erdogan agradeció al partido nacionalista MHP su apoyo en la moción aprobada por el Parlamento, que permite al Gobierno decidir durante el plazo de un año si intervenir militarmente en el país vecino, y castigó a los dos partidos que votaron en contra.

Erdogan señaló que otorga "gran importancia a la lucha del pueblo sirio para proteger su honor" y que la responsabilidad ética imponía "situarse al lado del pueblo sirio frente a la tiranía" del presidente sirio Bachar al Asad.

Pero el incidente de Akçakale no supone un cambio sustancial en esta lucha, en opinión del Consejo Nacional Sirio (CNS), la organización paraguas que pretende representar a la oposición siria no armada.

Abdulbaset Seida, presidente del Consejo Nacional Sirio, una red que aglutina la oposición siria no armada, vaticinó este viernes en una rueda de prensa en Estambul que el régimen de Damasco intentará tensar las relaciones con los vecinos para convertir el conflicto interno en una guerra regional en la que pueda aprovecharse de las tensiones religiosas y étnicas existentes.

La mayoría de la población turca se manifiesta claramente en contra de una operación de su Ejército en Siria, según el resultado de una encuesta que publicó este viernes el diario Hürriyet.

Los resultados revelan que un 76% de la población está en contra una intervención militar, y solo un 16 % apoyaría tal iniciativa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento