La Guardia Civil de Tráfico ha abierto al tráfico la carretera RM-517 que transcurre entre Caravaca de la Cruz y Cehegín y que ha estado cerrada desde el pasado viernes por las inundaciones generadas por la gota fría. Por el contrario, la RM-D10, que une Lorca y la pedanía de La Almenara, permanece cerrada por los daños ocasionados.

En concreto, la carretera local RM-D10 permanece cortada por las labores de limpieza que se están desarrollando en la vía, desde el kilómetro cero al diez, según informaron a Europa Press fuentes de la Benemérita.

El Instituto Armado recuerda que la autovía A-7 está abierta con un 'bypass' en ambos sentidos que está funcionando con normalidad, después de que las lluvias derrumbaran un tramo de la vía entre el túnel de Lorca y Puerto Lumbreras, dirección Almería.

Consulta aquí más noticias de Murcia.