Recep Tayyip Erdogan
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. REUTERS

Varios soldados sirios murieron este miércoles por la noche en un puesto de control en la zona de Tel Abiad, en la provincia fronteriza de Al Reqa, en el norte de Siria, por los bombardeos del Ejército turco, informó el grupo opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Por el momento, ni las autoridades sirias ni otras organizaciones opositoras han confirmado esta información.

Este jueves, el Gobierno turco ha pedido la autorización del Parlamento para lanzar operaciones militares fuera de sus fronteras, por considerar que la actual crisis en Siria amenaza a su seguridad, según consta en un memorial a la Cámara.

No obstante, un asesor del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este jueves que el Ejecutivo de Ankara no pretende entrar en guerra con Siria y continuará con sus iniciativas políticas y diplomáticas.

Las fuerzas armadas de Turquía han bombardeado objetivos dentro de Siria, en represalia por un obús lanzado horas antes desde el país árabe que mató a cinco personas y dejó trece heridos en un pueblo turco cercano a la frontera.

Obuses de Siria a Turquía

"Nuestras Fuerzas Armadas, siguiendo las reglas de conflicto, han bombardeado objetivos en Siria, tras determinar mediante el radar desde donde dispararon ellos", asegura un comunicado de la oficina del primer ministro de Turquía.

El ataque sirio causó 5  muertos y 13 heridos, dos graves, en el pueblo turco de AkçakaleLa decisión turca de bombardear el territorio sirio se dio a conocer después de una reunión entre el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, el ministro de Exteriores, Ahmet Davutoglu, y el jefe de las Fuerzas Armadas. Davutoglu, además, telefoneó al secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen.

Un proyectil disparado durante los combates entre rebeldes sirios y tropas regulares alrededor del puesto fronterizo de Tel Abyad había causado cinco muertos y trece heridos, dos de ellos graves, en el pueblo turco de Akçakale. En total cayeron tres obuses. El viernes ya cayó un primer obús en el pueblo y destrozó una casa, pero sin causar víctimas.

El Gobierno sirio está investigando las circunstancias del ataque lanzado desde su territorio, ha asegurado el ministro sirio de Información, Omran Zubi. En declaraciones a la televisión estatal, Zubi mostró sus condolencias a las víctimas del obús que cayó sobre el pueblo fronterizo de Akçakale, en la provincia de Sanliurfa, un ataque que ha propiciado la respuesta turca, con el bombardeo de varios objetivos dentro de Siria.

El pasado junio Turquía ya había amenzado con usar la fuerza contra Siria después de que las fuerzas antiaéreas del país árabe derribaran uno de sus cazabombarderos cerca de su costa.

La OTAN apoya a Turquía

La OTAN ha mostrado su apoyo a Turquía, al tiempo que exigió a Damasco el fin de las violaciones del derecho internacional. Los embajadores de los 28 aliados, reunidos de urgencia en Bruselas para analizar la situación, aseguraron que las acciones sirias suponen un "peligro claro y presente a la seguridad" de un Estado miembro como Turquía.

La OTAN apoya a Turquía y demanda el cese inmediato de estos actos agresivos contra un aliado"En el espíritu de indivisibilidad de la seguridad y solidaridad que se deriva del Tratado de Washington, la Alianza continúa apoyando a Turquía y demanda el cese inmediato de estos actos agresivos contra un aliado", señaló la OTAN mediante un comunicado tras una reunión que duró poco más de una hora y que se celebró a petición de Turquía.

Los aliados condenaron "los continuos disparos sobre ubicaciones en Turquía cercanas a la frontera por parte de las fuerzas del régimen sirio", señala el comunicado.

Previamente, Turquía señaló que tomaría represalias contra Siria por la caída en su territorio de este obús, declaró el viceprimer ministro turco, Bülent Arinç. "Esto exige una represalia según el derecho internacional. Es la gota que colma el vaso y aplicaremos represalias", aseguró Arinç en una declaración recogida por el diario turco Hürriyet.

"Las disposiciones de la OTAN son muy claras y determinan que todos los países miembros tienen la responsabilidad de responder cuando uno de ellos es agredido", recordó Arinç. "Cuando nuestros ciudadanos pierden la vida y nuestro territorio es atacado, desde luego protegeremos nuestros derechos", prometió el viceprimer ministro, según informa la agencia semipública Anadolu.

El artículo 5 del Tratado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte prevé la defensa colectiva ante un ataque contra uno de sus miembros. La OTAN, que el pasado año intervino durante meses en Libia, ha tratado hasta ahora de mantenerse al