La Asamblea de Agriculturas de Totana afectados por la tormenta e inundaciones ha acordado adherirse a las peticiones de COAG-Lorca. Al mismo tiempo, un total de 28 entidades y cooperativas agrarias de Totana, que asocian a más de 2.000 agricultores del municipio, firmaron un escrito en el que se recogen las medidas propuestas por los agricultores lorquinos, solicitando al Ayuntamiento de Totana la "inmediata exención y suspensión" del cobro del IBI rústico de 2012, en período de cobro hasta el 30 de noviembre.

En la asamblea informativa, convocada por la Unión de Agricultores y Ganaderos del Bajo Guadalentín (COAG), se valoró la incidencia de los daños de las tormentas e inundaciones del pasado viernes en el término municipal de Totana y acordaron las medidas a adoptar.

En la reunión, presidida por Isidoro Cayuela, participó como invitado Miguel Padilla, presidente de COAG-Lorca y dirigente nacional de esta organización, según fuentes de la organización agraria.

Así, se detallaron las medidas de todo tipo que se habían propuesto y solicitado, haciendo especial hincapié en que "se debería de publicar un real decreto de apoyo integral al sector agrario del Guadalentín, que contase con una dotación presupuestaria suficiente e implicase a distintos ministerios afectados, al igual que se había producido tras el terremoto del pasado año".

Además de varios participantes en la asamblea, intervinieron al final de la misma los concejales Juan José Cánovas y José Martínez Usero, representantes de los Grupos Municipales de IU y PSOE respectivamente, mostrando su apoyo total a las peticiones de los agricultores y explicando las razones que le habían llevado a preferir estar presentes en la asamblea de afectados, en lugar de en el pleno.

El presidente de COAG-Totana, Isidoro Cayuela, manifestó que irían donde fuese necesario para, en colaboración con los agricultores lorquinos y COAG-Lorca, "conseguir que se adoptasen las medidas de apoyo a los afectados que se estaban solicitando".

Consulta aquí más noticias de Murcia.