Matanza estudiantil de México
Manifestación en recuerdo de las vícimas de la matanza estudiantil de México. Sashenka Gutiérrez / EFE

Decenas de miles de personas se manifestaron este miércoles en la capital mexicana para recordar la matanza de estudiantes de 1968, un aniversario marcado por primera vez desde entonces por un resurgimiento del movimiento estudiantil que ha tenido protagonismo en los actuales procesos políticos.

En pleno corazón de la Ciudad de México, junto a la emblemática Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, comenzó a primera hora de la tarde una marcha en el mismo lugar donde hace 44 años miembros del Ejército y grupos paramilitares reprimieron a tiros un mitin de estudiantes.

Aquel episodio, uno de los más cruentos de la historia moderna de México, estuvo rodeado por una opacidad institucional que hasta la fecha ha hecho imposible saber la cifra exacta de muertos: 40 para las autoridades y unos 400 según organizaciones civiles.

La reivindicación de hace 44 años sigue siendo la misma de ahora De hecho no fue hasta el año pasado cuando el presidente de México, Felipe Calderón, estipuló que el 2 de octubre fuese día de luto nacional en memoria de las víctimas de aquella masacre, recordadas como los caídos "en la lucha por la democracia".

En medio de un fuerte dispositivo policial, la marcha, que forzó el cierre de algunas de las principales avenidas del centro y que según la Secretaría de Seguridad Pública capitalina reunió a 25.000 personas, avanzó hacia la plaza central de la ciudad, o Zócalo, en medio de consignas como "El 2 de octubre no se olvida" y "Alerta, alerta, que camina la lucha estudiantil por América Latina".

En primera línea de la manifestación, Raúl Álvarez, dirigente de una de las organizaciones convocantes, el Comité 68, aseguró que la declaración de luto nacional crea una "situación nueva" en la que, al menos, "la nación asume lo sucedido".

A su juicio, el movimiento estudiantil YoSoy132, nacido el pasado 11 de mayo como protesta contra el entonces candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y hoy presidente electo Enrique Peña Nieto, "es el mismo desde hace mucho rato", pues aseguró que aunque son "nuevas las circunstancias, es la misma situación".

En el mismo sentido se pronunció esta mañana el excandidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, durante un homenaje a las víctimas en el que aseguró que la lucha por las libertades políticas en México sigue vigente 44 años después de la masacre de Tlatelolco.

Un minuto de silencio

"Desgraciadamente, no se ha avanzado en materia de libertades políticas", declaró el dirigente izquierdista, quien aseguró que defenderá a quienes "luchan por sus libertades" y en especial a los jóvenes en un momento en el que "va a imponerse un Gobierno autoritario".

También al frente de la marcha, Citlalli Hernández, estudiante de sociología de 28 años, encargada de la seguridad e integrante del movimiento YoSoy132, dijo que "las reivindicaciones de hace 44 años siguen siendo las mismas de ahora", y sólo se van "actualizando" con las distintas exigencias de cada época.

El movimiento YoSoy132 leyó un comunicado en el que alertó sobre una nueva "ofensiva contra el pueblo de México" con la vuelta del PRI "Somos parte del mismo movimiento por la democracia y contra el autoritarismo, que son las demandas que hoy estamos levantando y que se levantan desde hace más de 40 años", aseguró la joven, quien recordó que uno de los principales ejes de la protesta es expresar disconformidad con la reforma laboral propuesta por Calderón.

Ya en el Zócalo, donde la majestuosa bandera que preside la plancha central de la plaza ondeaba a media asta en señal de luto, el movimiento YoSoy132 leyó un comunicado en que alertó sobre una nueva "ofensiva contra el pueblo de México" con la vuelta del PRI al poder.

"La primera muestra", dijeron, "es la reforma laboral que se pretende imponer a la clase trabajadora", en referencia a la iniciativa que modificará la Ley Federal del Trabajo en varios aspectos fundamentales y que está en trámite de aprobación por el Senado.

A las 18.10 horas (23.10 GMT), los asistentes guardaron un minuto de silencio, al que le siguió la lectura de comunicados y discursos de los representantes de las numerosas organizaciones que participaron en el evento, entre ellas universidades y sindicatos.

En los actos conmemorativos convergieron numerosos colectivos, entre ellos aquellos que denuncian los crímenes cometidos durante la "guerra sucia" de los años 60 y 70, cuando se produjeron persecuciones, torturas, asesinatos y desapariciones de activistas políticos.

Rosario Ibarra, una de las fundadoras del Comité Eureka integrado por madres de detenidos y desaparecidos en ese periodo, aseguró que la matanza fue una de las "peores injusticias" que ha vivido México y señaló que los luchadores sociales deben seguir adelante.