La empresa se niega a contratar a un trabajador que estaba de baja cuando se subrogó el servicio de grúa de Sevilla a Aussa, a pesar de existir un convenio que le aseguraba su empleo, afirma el sindicato CSI- CSIF. Sólo accederá a darle el trabajo si los empleados retiran la demanda por la que reclaman a la antigua concesionaria deudas pendientes. Unas deudas de las que tiene que hacerse cargo Aussa según el juez.