La ministra rumana de Integración Europea promete que "no habrá salida masiva de rumanos a Europa"

  • Sostiene que Rumanía necesitará mano de obra de cara a las inversiones que recibirá.
  • Agradeció los esfuerzos de España de integrar a la comunidad rumana.
Anca Boagiu acudió a una conferencia sobre inmigración del PP (J.C.Hidalgo / EFE).
Anca Boagiu acudió a una conferencia sobre inmigración del PP (J.C.Hidalgo / EFE).
J.C.Hidalgo / EFE

La ministra rumana de Integración Europea, Anca Boagiu, dice que la adhesión de su país a la UE el próximo 1 de enero no provocará una salida masiva de trabajadores hacia otros países, y destacó el interés de su Gobierno en que la mano de obra permanezca en Rumanía.

Boagiu agradeció a España tanto su apoyo a la adhesión de Rumanía a la Unión Europea como los esfuerzos de las distintas autoridades para facilitar la integración de la comunidad rumana, que alcanza -según dijo- el medio millón de ciudadanos repartidos entre todas las comunidades autónomas.

La ministra llegó este jueves a Madrid donde participó como invitada en la conferencia "Bulgaria y Rumanía. Nuevas oportunidades para la construcción europea", que inauguró la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y para asistir a una conferencia sobre inmigración convocada por el Partido Popular.

En estos foros, planteó las perspectivas y proyectos de Rumanía de cara a su ingreso en la Unión el próximo 1 de enero, una adhesión que, junto con la de Bulgaria, requerirá un seguimiento muy estrecho por parte de la UE de los avances de ambos países en tres sectores críticos: justicia e interior, seguridad alimentaria y gestión de fondos europeos.

La ministra subrayó que si su país se encuentra hoy a las puertas de la adhesión a la Unión es gracias a la "buena cooperación" tanto con la Comisión Europea, como con su Parlamento y todos los Estados miembros, "ésa ha sido realmente la clave de nuestro éxito".

No podrán hacerlo

Los dos nuevos miembros de la UE tendrán una cláusula de salvaguarda de siete años antes de que sus ciudadanos disfruten de la libre circulación de trabajadores, aunque los actuales 25 Estados miembros pueden abrir sus fronteras antes de ese plazo.

No más de 500.000 personas saldrán del país
destacó que ésta es una medida "provisional" y basada en la
reciprocidad con cada Estado miembro, que podrá decidir si concede esa libertad de circulación ya desde 2007 o en distintos momentos de aquí a siete años.

A este respecto, dijo desconocer qué postura mantendrá España, aunque destacó que ya existe una gran comunidad de rumanos trabajando en este país y cuya labor -aseguró- es "muy apreciada" por las autoridades españolas.

Boagiu señaló que, en contra de lo que se piensa, la adhesión no conllevará una salida masiva de trabajadores rumanos, ya que "de acuerdo a nuestros estudios, hemos alcanzado casi el número máximo de personas que están dispuestas a trabajar en el extranjero", y ya hay grandes comunidades viviendo en otros países, como España, que acoge -dijo- a una de las comunidades más grandes.

La ministra apuntó que según los informes que maneja su Gobierno en los próximos tres o cuatro años
, hasta 2009, "no más de 500.000 personas saldrán del país".

Mantener su mano de obra

Además, reiteró que a Rumanía le interesa mantener su mano de obra porque "la necesitaremos de cara al gran nivel de inversiones que vamos a recibir gracias al apoyo financiero de la UE", y por ello su Gobierno ya está trabajando en un plan orientado a la permanencia de sus trabajadores.

La necesitaremos de cara al gran nivel de inversiones que vamos a recibir

Durante su visita a España, Boagiu mantuvo un encuentro con el secretario de Estado para la Unión Europea, Alberto Navarro, con quien abordó los temas actuales de la agenda europea y constató las "buenas relaciones" entre ambos Gobiernos.

En este sentido, dijo, tuvo la ocasión de agradecer a España su apoyo para la adhesión de Rumanía, y confió en que se refuerce la cooperación entre ambos estados.

Contra la delincuencia organizada

La ministra destacó la colaboración entre los dos países para acabar con las bandas de delincuencia organizada procedentes de Rumanía y que operan en España, y ofreció el "máximo apoyo" a las autoridades para lograr "resultados positivos".

Por otro lado, subrayó que Rumanía también quiere impulsar proyectos educativos para la comunidad rumana en España y apoyar la construcción de templos para que sus ciudadanos puedan practicar su religión (alrededor del 85% son ortodoxos).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento