Polvareda política tras la invitación de Jack Straw a las mujeres musulmanas de Reino Unido a quitarse el velo

  • Para el ex ministro de Exteriores, el velo es una "afirmación visible de separación".
  • Irritación en muchos sectores de la población islámica.
Jack Straw, en una imagen de archivo (Efe)
Jack Straw, en una imagen de archivo (Efe)
Efe

La invitación del ex ministro británico de Exteriores y actual líder de los Comunes, Jack Straw, a las mujeres musulmanas de este país a quitarse el velo que les cubre el rostro ha levantado una gran polvareda política.

Straw, diputado por la circunscripción de Blackburn, con un 30 por ciento de musulmanes, dijo ayer en la prensa que el velo supone una "afirmación visible de separación" entre dos interlocutores, lo que provocó irritación en muchos sectores de la población islámica, así como críticas de la oposición conservadora, según la cual es "peligroso" decirle a la gente cómo debe vestirse.

El velo dificulta el establecimiento de relaciones positivas entre las dos comunidades
En un artículo en "The Lancashire Evening Telegraph", Straw escribió que llevar el velo "dificulta el establecimiento de relaciones positivas entre las dos comunidades".

El hecho de ver la boca y la nariz de la interlocutora permite ver "lo que quiere decir realmente la otra persona sin que uno se limite a escuchar lo que dice", explicaba Straw.

Según el político laborista, cuando pedía a una ciudadana musulmana que se quite el velo en su oficina, se aseguraba siempre de que hubiese allí alguna otra colega y, hasta el momento, sus interlocutoras musulmanas habían aceptado hacerlo.

Líderes de la comunidad musulmana criticaron de inmediato sus palabras y dijeron que era la última de una serie de declaraciones de miembros del Gobierno poniendo en duda el multiculturalismo.

En el congreso laborista celebrado la pasada semana en Manchester, el actual titular del Interior, John Reid, insistió en que este país no iba a dejarse intimidar por "fanáticos" musulmanes y dijo que no toleraría que se vetase en ciertos barrios de mayoría musulmana la presencia de quienes no comparten su fe.

Esto va a hacer un daño enorme a la comunidad musulmana
Varios dirigentes musulmanes han acusado al Gobierno de Tony Blair de desestabilizar las relaciones entre las comunidades, ya de por sí precarias.

Reefat Bravu, presidente del Consejo Islámico para el comité de asuntos sociales y familiares de Gran Bretaña, dijo que "primero fue Reid y ahora Jack Straw...Esto va a hacer un daño enorme a la comunidad musulmana. De nuevo este Gobierno nos singulariza para decir que somos un problema. Las mujeres tienen derecho a llevar velo".

Straw encontró, sin embargo, apoyo en una musulmana de la Cámara de los lores: la baronesa Pola ManzilaUddin, para quien el ex ministro "tiene derecho a suscitar el tema y la gente tiene igualmente derecho a disentir. Creo que la comunidad musulmana tiene que abordarlo de una vez", afirmó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento