Emma García
La presentadora Emma García. ARCHIVO

Telecinco retira este jueves de su parrilla la serie CSI Las Vegas  para emitir un programa especial de Nada es igual, el espacio de debate y análisis sobre un tema de actualidad que presenta Emma García, y que en este caso se centrará en el caso Bretón. En concreto, tratará de desvelar la personalidad del padre de los niños desaparecidos en Córdoba, Ruth y José.

Este cambio de programación es una acción puntual, ya que la cadena recuperará  la semana que viene CSI, si bien la serie americana comienza a dar síntomas de desgaste en su regreso con la undécima temporada , ya que su audiencia ya ha bajado del alarmante 10% de share.

Todo lo que vaya pegado a la actualidad, o está en tribunales, tiene tirón De cualquier manera, insertar en la programación un especial sobre un tema de actualidad de gran repercusión social es una estrategia habitual para captar audiencia. Ya ocurrió en el pasado con casos como los de Rocío Wanninkhof, la niñas de Alcasser o la niña Mari Luz; sucesos que conmocionaron a la población y, por ende, acapararon la audiencia.

Sin ir más lejos, Antena 3 emitió anoche, después del desenlace de la miniserie Historias robadas, un especial del programa Espejo público, presentado por Susanna Griso, con los resultados de una investigación sobre la verdadera identidad de sor María, la primera religiosa imputada por el supuesto robo de bebés en nuestro país. Además, el plató fue testigo del reencuentro de una madre con su hijo después de 30 años de separación.

El tirón de la actualidad

No es casualidad que los especiales se emitan coincidiendo con un proceso judicial, como es el caso de los niños robados. "Todo lo que vaya pegado a la actualidad, o está en tribunales, tiene tirón", afirma Belén García, directora de Espejo público. "Tienes la percha ideal para hacer un especial", concluye.

Pero la actualidad también exige trabajar contra reloj. "Tienes que tener en cuenta la noticia de última hora, tirar con lo que tengas, porque un especial no se puede alargar eternamente. También hay que hacer una labor de investigación sobre alguno de los personajes protagonistas de la noticia", explica García.

En este sentido, los programas pueden ayudar a la investigación. "Hemos destapado muchas cosas que no se sabían gracias a una labor de investigación –asegura la directora de Espejo público–, y aunque no hayas aportado nada, ayudas a dar voz a aquellos que quieren dar su verdad".

El morbo, una cuerda floja

Por su interés social y sus implicaciones emocionales, los especiales de actualidad caminan muchas veces sobre la delicada cuerda floja que separa lo informativo de lo morboso. "El morbo siempre está ahí, depende de dónde trabajes, con quién trabajes y hasta dónde quieras llegar", admite Belén. "Nosotros intentamos averiguar la verdad, nuestra máxima es respetar el dolor y no herir la sensibilidad".

En el límite de lo ético

El caso de Mari Luz Cortés, la niña que fue asesinada, trajo también consigo un debate sobre deontología profesional. Ana Rosa Quintana fue imputada, entre otros, por supuesta coacción sobre Isabel García para que esta confesara que su marido, Santiago del Valle, había matado a la pequeña. En la grabación completa pudo verse a la mujer, pidiendo entre sollozos que pararan la grabación, mientras que la reportera ordenaba al cámara: "Grábalo". El proceso por coacción fue archivado.