Las nuevas técnicas y protocolos quirúrgicos y de recuperación permiten reducir hasta la mitad el tiempo de baja laboral en algunas lesiones traumatológicas graves, según se ha puesto de manifiesto en un encuentro que se ha inaugurado este jueves en Sevilla sobre los últimos avances en traumatología deportiva y laboral, y que organiza en el Colegio de Médicos de Sevilla el director del Instituto Internacional de Medicina Deportiva (ISMEC), Emilio López-Vidriero.

Así, y a modo de ejemplo, ha expuesto el caso de la lesión de ligamento cruzado, que, con la cirugía clásica, tiene un período de rehabilitación y retorno al trabajo para una actividad como la construcción de entre seis y nueve meses, mientras que, con las nuevas técnicas, que ya se emplean en deportistas profesionales, ese retorno se produce en tres meses y medio.

Con estas nuevas técnicas, el paciente abandona la clínica por su propio pie el mismo día de la intervención (el paciente de cirugía clásica debe estar un mes inmovilizado) y, a la semana, ya puede andar y hacer bicicleta, lo que acelera el proceso de recuperación.

Además de la mejora en la calidad de vida del paciente, los expertos han puesto de manifiesto el beneficio que estas nuevas técnicas representan para una mejor gestión económica de los recursos médicos, al ahorrar estancia hospitalaria y usos de los servicios clínicos.

Asimismo, han insistido en el ahorro de costes que supone para la Seguridad Social y para las propias empresas, al acortar notablemente el período de invalidez temporal laboral y permitir por tanto una reincorporación más rápida al puesto de trabajo.

Países como Canadá, donde se han formado algunos de los mejores especialistas españoles, ya aplican estas técnicas y protocolos avanzados del dolor en el Sistema Público de Salud, mientras en países como España empiezan a ser utilizados por las mutuas para los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

A la vista de estos resultados, los expertos recomiendan que se abra el debate sobre la incorporación de estas nuevas técnicas a la Sanidad Pública, y señalan que serían costo-eficientes para el sistema, permitiendo ahorros directos a medio y largo plazo, además de los ahorros que para la Seguridad Social y las empresas supondrían unos menores tiempos de baja laboral.

Los expertos han insistido, no obstante, en que tan importante como las nuevas técnicas es saber usarlas, es decir, saber dónde conviene aplicarlas, y cómo aplicarlas, y han señalado en este sentido que sería deseable potenciar la formación en estas técnicas en nuestro país, pues "hoy por hoy los traumatólogos que quieren estar en la vanguardia tienen que irse fuera, a países como Canadá o Estados Unidos", ha señalado López-Vidriero, formado precisamente en Ottawa y Pittsburg, junto a los mayores autoridades mundiales en artroscopia y cirugía de hombro.

Crear un registro español de lesiones traumatológicas

Los expertos nacionales que participan en este Encuentro han coincidido en manifestar la conveniencia de la creación de un Registro Español de Lesiones Traumatológicas Deportivas y Laborales, tal como el que existe en EEUU y en España en otras patologías, que permita conocer la prevalencia de este tipo de lesiones.

Asimismo, han abogado por un mayor desarrollo de la superespecialización de la traumatología española, como ocurre en los países más avanzados del mundo.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.