El presidente del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Valladolid, Óscar Puente, ha asegurado este jueves que intentará "con poca esperanza" que el equipo de Gobierno "recapacite" su decisión sobre la nueva tasa del servicio de recogida de basuras, que se cobrará por primera vez en 2013.

En declaraciones recogidas por Europa Press, el edil del PSOE ha vuelto a manifestar su oposición a este nuevo tributo municipal, del que hoy se ha informado a los grupos políticos en la Comisión de Gobierno, Hacienda y Función Pública, en la que también se han tratado las modificaciones en el resto de tasas e impuestos.

El documento completo sobre las ordenanzas fiscales reguladoras se debatirá el próximo martes, 2 de octubre, en el Pleno municipal, donde los socialistas tratarán de que el equipo de Gobierno "recapacite" esta decisión.

El concejal ha recordado que "diga lo que diga" el alcalde, Francisco Javier León de la Riva, el concepto de esta tasa ya estaba incluido desde hace décadas al Impuesto de Bienes Inmuebles, a lo que ha añadido que crear un nuevo tributo "va en la dirección contraria a lo que necesita España".

A ello, ha sumado que la creación de esta tasa no figuraba en el Programa Electoral con el que concurrió el PP a las Elecciones Municipales de 2011.

En definitiva, al incremento de 10 millones de euros en los ingresos que consiguió este año el Consistorio con las subidas del IBI, sumará en 2013 "otros 10 millones" que es la cantidad que se recaudará, según los cálculos de Óscar Puente, con la nueva tasa.

En la Comisión de este jueves, los votos del Grupo Popular han permitido dictaminar a favor de las modificaciones en las ordenanzas fiscales que, además de la tasa de basuras, incluyen la congelación de los impuestos municipales y la subida del 2,7 por ciento —correspondiente al IPC del mes de agosto— en las tasas, a excepción de la ORA.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.