Brandon Flowers de The Killers
Brandon Flowers, el líder de The Killers, durante una actuación. GTres

Talentoso, guaperas, amable en ocasiones, orgulloso, padre de tres hijos y fiel devoto de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Así es Brandon Flowers, el contradictorio líder de The Killers. Tras su multitudinario éxito el pasado fin de semana en el festival Dcode en Madrid, el cantante y campositor habla de Battle born, el cuarto disco de la banda tras cuatro años de silencio, que llega este martes a las tiendas.

¿Cómo cree que acogerá el publico el nuevo trabajo?
Es el disco más sólido que hemos hecho hasta la fecha. Los temas, desde el primero al último, son... ¡espectaculares!, canciones reales. A la gente le va a gustar.

Los críticos tienen miedo a ponernos bien ¿Y qué cree que dirán los críticos? ¿Suelen coincidir unos y otros?
¡No! Nuestro primer disco no recibió críticas demasiado entusiastas y, sin embargo, vendió millones de copias. El segundo tampoco consiguió el favor de la crítica, y a los fans les encantó.  Y el tercero, más de lo mismo: malas críticas en la prensa mientras que los fans lo adoraban.  Parece que los críticos tienen miedo a hablar bien de nosotros,  es raro. Pero ya no nos importa.

En el nuevo álbum han trabajado cinco productores distintos. ¿No es difícil lograr así una unidad?
Al principio eso nos preocupaba, pero cuando Battle born estuvo terminado no parecía un ensamblaje de elementos diferentes, sino algo cohesionado. Al final el disco suena a The Killers. Tenemos ya una forma determinada de hacer las cosas, un sello, y ningún productor puede borrar eso.

 ¿Qué sabor especial tiene Battle Born?
Su sonido es más viejo, más clásico y más maduro que el de los anteriores trabajos, pero aún así, está lleno de emoción.  El comienzo de Miss Atomic Bomb me parece majestuoso, más que todo lo que hemos hecho hasta ahora, te transporta a otro lugar. Y hay muchas novedades: baladas, un género que hasta ahora no habíamos probado.

Y menos temas bailables. ¿Se sienten más cómodos con los sonidos nostálgicos de las carreteras del desierto del Death Valley, que les pilla cerca de casa, que con los ritmos disco?
Bueno, hay canciones como  The way it was que animan a menear las caderas. Pero, en general, este disco es eminentemente nostálgico. Me gusta lo de capturar la esencia del desierto. Aunque este nos ha acompañado durante toda nuestra discografía: cuando escucho Human, que es una canción sobre la muerte, también me hace pensar en el desierto.

Uno de mis principales objetivos es mantener la unidad familiar

Cada vez que se publica un disco de The Killers, hay quien destaca las influencias que tiene de Bruce Springsteen o U2. ¿Les molesta?
Tenemos muchísimas influencias. Bruce Springsteen y U2 son dos de ellas, pero no son las únicas. No nos molesta que digan que tenemos influencias de otros, ya sabemos que no hemos creado un nuevo género musical... ¡suficientemente duro es ya escribir una buena canción! Y eso es todo lo que pretendemos.

Creo que España es uno de los países donde cuentan con un mayor número de seguidores. ¿Han analizado alguna vez las causas?
Es verdad, España es uno de nuestros mercados principales. Pero el interés aumentó sobre todo con el disco anterior, Day & Age. Vinimos de gira y la experiencia con el público fue increíble. ¿Razones? No sé, ni idea. ¿Buen gusto, quizá? (Risas).

No sé si conocen el perfil de sus fans en España. Se hablaba mucho de que entre ellos había desde jóvenes modernos, a célebres futbolistas, actores bohemios, periodistas conservadores como Luis María Ansón, el expresidente del Gobierno José María Aznar...  Pocas cosas unen a gente tanta dispar. ¡Lo suyo es como el fútbol!
¡Sí, lo nuestro es un poco como el fútbol! No queremos hacer música solo para un tipo de persona. Hemos tenido suerte y nuestro trabajo ha traspasado las barreras sociales. Nos pasa también en otros países: en Gran Bretaña, David Cameron y Paul McCartney vinieron a vernos a un concierto en el que también había jóvenes y madres y abuelos y nietos y adolescentes... ¡Todo el mundo está en su derecho de que les guste nuestra música!

Usted es padre de tres hijos, mormón, esposo, abstemio... ¿cómo se compatibiliza eso con el desenfreno del mundo del rock?
Hace tiempo llegué a la conclusión de que la decisión de cómo iba a vivir únicamente me correspondía a mí tomarla. Separo mi vida personal de la profesional, eso es todo.

¿Nunca le ocurre como en su canción 'Runaways', que cuando la noche se vuelve salvaje, tiende a tropezar?
No. Soy fuerte. Hice una elección. Eso no quiere decir que viva ajeno al resto del mundo: entiendo lo que ocurre alrededor, observo y comprendo sus problemas.

¿Le faltan valores morales al mundo actual?
Sí. Creo que la sociedad está muy preocupada por el progreso, la libertad individual... y se está perdiendo la conexión con las cosas importantes. Mi religión gira en torno a mi familia y uno de mis principales objetivos es mantener la unidad familiar. Quizá suene pasado de moda, pero creo que si quieres huir de los valores de siempre, de la familia, es porque tienes problemas.

Ahora todos les señalan como una de las grandes bandas de rock internacionales. ¿Se acuerdan alguna vez de cuando comenzaron a tocar en bares de alterne?
Sí, no fue hace tanto tiempo. Alguna vez pienso que no me importaría volver a tocar en salas pequeñas, aunque no en prostíbulos.

Los grupos de rock necesitan escribir mejores canciones Festivales tradicionalmente de pop y rock como el FIB o Rock in Rio han contado en las últimas ediciones con Dj (David Guetta, Pitbull...) como cabezas de cartel. ¿Qué está pasando en la música?
Las bandas de rock necesitan escribir mejores canciones. Es comprensible que si la música que hacen los Dj es pegadiza, logre llegar a la gente. Pero un Dj no tiene nada que hacer ante una buena canción de rock. ¡Ningún Dj va a lograr un tema tan bueno como nuestro Mr. Brightside! El rock tiene sus rachas, va y viene, ahora está oscilando, pero al final, volverá.

Sin embargo, muchos de esos Dj son los más ovacionados por el público. 
La culpa no es de la gente: esa es la música que les llega a través de los diferentes canales. Es popular y contagiosa. Pero, repito, una canción de rock buena y pegadiza siempre va a batir a un hit electrónico.

Viven en las Vegas, una ciudad preparada para el ocio y el turismo. ¿Cómo se vive allí sin participar del juego?
Los residentes en Las Vegas llevan una existencia muy corriente fuera de la Strip (la calle del ocio donde se amontonan la mayor parte de los casinos y los turistas). La Strip es una 'sin city' (ciudad del pecado), pero más allá de sus límites, la vida es absolutamente normal. 

Biografía

Brandon Flowers nació en 1981 en Nevada (EE UU). Desde hace once años es el frontman y compositor del exitoso grupo The Killers, con quien ha despachado más de 15 millones de discos. En 2010 probó suerte en solitario con el álbum Flamingo, que alcanzó el número 1 en las listas de éxitos anglosajonas.