Ataque el Libia
Fotografía de un hombre armado frente al consulado estadounidense en Bengasi (Libia) tras el ataque al edificio, en el que falleció el embajador de EE.UU. en Libia, Chris Stevens. EFE/Mustafa El-Shridi

El gobierno de EE UU ha enviado unos 50 marines desde la base de Rota, en España, a Libia para reforzar la seguridad en sus instalaciones diplomáticas después que el embajador estadounidense y tres funcionarios murieran en un ataque al consulado en la ciudad de Bengasi, según CNN.

Además, todo el personal del consulado estadounidense de Bengasi (Libia) ha sido evacuado a Trípoli y, según informaron funcionarios estadounidenses, EE UU ha decidido reducir el personal diplomático en Libia a niveles de emergencia y reforzar la seguridad con un equipo de Marines.

Los marines pertenecen a la Flota del Equipo de Seguridad Antiterrorista (FAST, en inglés) un grupo de las fuerzas armadas estadounidenses preparado para reforzar la seguridad de las embajadas cuando se producen este tipo de ataques a las legaciones diplomáticas y tienen como destino Trípoli, la capital de Libia.

A los cincuenta marines se han unido dos buques de guerra, el USS Laboon y el USS McFaul, que el Gobierno estadounidense ha enviado también a las costas de Libia.

El FBI investiga el ataque

Asimismo, el FBI investigará a los responsables del "complejo ataque". Fuentes del Gobierno estadounidense describieron los detalles hasta el momento disponibles del ataque contra el consulado, en el que trabajan entre 25 y 30 personas, y que se prolongó unas cuatro horas.

EE UU aún no ha confirmado la causa de la muerte de Stevens

Sobre las 10 de la noche hora local (20.00 GMT) un "grupo extremista sin identificar" atacó el consulado estadounidense en Bengasi y aisló a los estadounidenses encargados de la seguridad de Stevens y Sean Smith, un diplomático cuyo cadáver fue hallado dentro del edificio.

EE UU aún no ha confirmado si la causa de la muerte de Stevens, de 52 años, se debió a la asfixia provocada por el humo, mientras que han recibido testimonios de libios que aseguran que el embajador fue rescatado inconsciente y falleció posteriormente.

El inesperado ataque en Bengasi, la primera gran ciudad libia en ser liberada en la lucha contra el régimen autoritario de Muamar el Gadafi durante 2011, ha provocado que EE UU haya pedido a todas sus embajadas en el mundo que evalúen su seguridad y tomen medidas si es necesario.

Obama aumenta las medidas de seguridad

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha explicado en una comparecencia conjunta en la Casa Blanca con la secretaria de Estado Hillary Clinton que ha ordenado incrementar las medidas de seguridad en Libia tras los ataques.

"He indicado a la Administración que otorguen todos los recursos necesarios para respaldar la seguridad de nuestro personal en Libia, y aumentar las medidas de seguridad en todas nuestras misiones diplomáticas en todo el mundo", afirmó Obama.

El ataque en Bengasi estuvo motivado por un vídeo de un productor independiente californiano que se ha extendido en Internet en el que se critica y se hace mofa de la fe musulmana. Previamente al ataque en Libia, decenas de manifestantes en El Cairo había penetrado en el complejo de la embajada de EE.UU. en la capital egipcia, del que arrancaron la bandera estadounidense, también en protesta por este vídeo.

Dudas sobre el autor de la cinta

El supuesto autor de la película  ha sido identificado como Sam Bacile, pero persisten las dudas sobre si es un nombre real o un seudónimo y sobre su nacionalidad. Bacile es un israelí-estadounidense residente en California, cineasta y agente inmobiliario, según el diario The Wall Street Journal.

El supuesto autor ostiene que el "islam es un cáncer"

En declaraciones a ese diario desde un lugar no precisado, Bacile defendió su película, "La Inocencia de los Musulmanes", realizada con actores estadounidenses y en la que caricaturiza al profeta Mahoma y retrata a los musulmanes como gente ignorante e inmoral, y sostuvo que el "islam es un cáncer".

Steve Klein, residente en California y que se identificó como asesor de la película, explicó a la cadena CBS que Bacile "es un nombre ficticio" y que la persona que está detrás de él no es israelí.

Mientras, el ministerio de Asuntos Exteriores de Israel afirmó que no sabe quién es Bacile, de acuerdo con la cadena CNN. "Nadie puede confirmar que tenga ciudadanía israelí, e incluso si la tuviera, no estamos involucrados", sostuvo Yigal Palmor, un portavoz del ministerio.

Desde el pasado mes de julio se pueden ver extractos de la película en internet, donde hoy el portal YouTube bloqueó el acceso al vídeo en Egipto y Libia.

El reparto y el equipo del filme, formado por unas 80 personas, sostienen que fueron "engañados" por Bacile sobre el propósito de la película y se declararon "profundamente entristecidos" por las muertes en el ataque al consulado estadounidense en Bengasi, en un comunicado divulgado por CNN.

Clinton: "Es un ataque "injustificado"

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha asegurado que el grupo que atacó el consulado es "pequeño y despiadado que no representa ni al pueblo ni al Gobierno de Libia".

Así, condenó el ataque "injustificado" y dijo "debería conmover a los pueblos de cualquier fe en todo el mundo" y refiriéndose a la persona del embajador fallecido, Chris Stevens, dijo que el mundo necesita más personas como él, "un enamorado de Oriente Medio".

"No hay justificación para esto, ninguna, violencia como ésta no es manera de honrar religión o fe", aseveró Clinton. La secretaria de Estado dijo que tragedias como la ocurrida en Bengasi, la primera muerte de un embajador estadounidense en tres décadas, "rompen nuestro corazón".

Por su parte, el candidato republicano a la presidencia de EEUU, Mitt Romney, calificó de "vergonzosa" la actitud de la Casa Blanca por pedir disculpas y condenar el vídeo en el que se critica al islam.

"Es un terrible camino para Estados Unidos pedir disculpas por nuestros valores. Es un error", dijo Romney en una rueda de prensa en Florida.