Tal y como detallaron en su momento las concejales de Movilidad e Infraestructuras del Consistorio, Ana Tamayo y Laura Ruiz, respectivamente, las obras se realizarán en dos fases: la primera va a repercutir en la zona de Alfaros comprendida entre las calles Isabel Losa y Juan Rufo, y en la segunda se va a cortar toda la calle Alfaros, aunque se facilitará el acceso en momentos puntuales, como la entrada a los hoteles desde la calle Capitulares.

Por otro lado, para acceder al centro de la ciudad y al Consistorio cordobés se ha apostado como alternativa por la Plaza del Cristo de Gracia. También, el Ayuntamiento tiene previsto permitir el paso por la calle San Pablo, que ahora tiene el acceso restringido solo para residentes, mientras que dure la obra.

Tamayo comentó que durante la primera fase de trabajo, "en la que se cortará esa primera parte de la calle Alfaros, desde la calle Isabel Losa a la calle Juan Rufo", se permitirá la entrada de vehículos hacía Isabel Losa y Santa Marina desde la Plaza de Colón, aunque se restringirá el acceso, "lógicamente, al tamaño de los vehículos que pasen por ahí".

Las obras han sido adjudicadas a la firma Granitos Los Bayones de Quintana de la Serena (Badajoz) y tienen un coste de 51.217 euros. Además, también se modificará el trayecto de tres líneas de autobús a su paso por la zona, concretamente la 3, 7 y 12.

Por otro lado, cuando termine la obra en la calle Alfaros, el Ayuntamiento pretende instalar una cámara para así restringir el acceso a la calle San Fernando, en dirección al río, para que solo los residentes puedan atravesar ésta calle.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.