Viviendas
Promoción de obra nueva que el Santander vende en Alcorcón. Altamirasantander.com

Está previsto que el Consejo de ministros del próximo 24 de agosto apruebe el real decreto ley que regulará el llamado banco malo. El Gobierno dará luz verde a esta agencia de gestión inmobiliaria, un organismo de enormes proporciones que será el encargado de fijar los precios del mercado de todos esos activos procedentes de los bancos.

¿Pero en qué consiste este proceso, qué hará ese banco malo? Básicamente, todas las entidades que pidan ayudas públicas para recapitalizarse tendrán que traspasar sus activos "dañados" a una sociedad de gestión externa, que en el caso de las entidades nacionalizadas será compartida.

Solo las entidades ya nacionalizadas suman un 'stock' de más de 50.000 viviendasDe momento, Economía trabaja a la carrera para definir los detalles de la norma, como qué estructura jurídica tendrá la nueva sociedad, y cómo se financiará.

Otro de los detalles importantes es a qué precio los bancos traspasaran los pisos y el suelo adjudicado al banco malo, dado que será este factor el que determinará si incurren en pérdidas o no.

El Memorándum de Entendimiento (MoU) firmado con el Eurogrupo para el rescate de la banca española indica que ese banco malo tendrá que adquirir a las entidades que se recapitalicen sus activos dañados a un precio superior al de mercado, con la idea de que no tengan que asumir todas las potenciales pérdidas que no tuvieran cubiertas con provisiones.

Según fuentes financieras citadas por La Voz de Galicia hace unos días, el banco malo podría provocar caídas de entre el 50 y el 60% sobre el precio actual, de acuerdo con lo ocurrido en el caso irlandés.

El banco malo puede provocar que los precios caigan entre el 50 y el 60%Solo las entidades ya nacionalizadas BFA-Bankia, Novagalicia y Catalunya Caixa suman más de 50.000 viviendas en stock por un valor que rondaría los 15.000 millones de euros. Lo cierto es que la banca se apresura a liquidar el 'ladrillo' ante la aprobación del banco malo.

Según informa Inmodiario, la sociedad gestora elegida para diseñar y gestionar la operación ha sido la firma estadounidense Álvarez&Marsal –que se encargaron de liquidar Lehman Brothers– quien, a su vez, ha subcontratado la mayor parte del trabajo a los abogados de Cuatrecasas y a la firma auditoria PwC.

Con unos o con otros, el banco malo hará del Gobierno "el propietario de la inmobiliaria más grande de España", lo que le confiere la capacidad para dar los primeros pasos hacia un nuevo mercado inmobiliario. Así lo juzga el director general de Negocio de Aguirre Newman, Ángel Serrano.

En su opinión, "el dinero público ha desaparecido, pero el privado no. Hay instituciones internacionales que llevan en España cerca de dos años intentando cerrar operaciones".