Elefantes envenenados
Foto cedida por la organización medioambiental World Wild Fund (WWF)que muestra a elefantes de Sumatra muertos por envenenamiento en la isla de Sumatra, Indonesia.(Samsuardi / EFE) Samsuardi / EFE
La región de Assam, en el noroeste de la India, ha servido como escenario bélico que enfrenta a elefantes y hombres, una ‘guerra’ que ya se ha cobrado más de 500 víctimas entre ambos bandos.

En esta región vive la mayor población de paquidermos del país. Pero la acción del hombre (nuevos cultivos) ha provocado la deforestación de 280.000 hectáreas de selva

El encuentro entre ambas especies es inevitable, el elefante está en su casa

«El hombre ha invadido el hábitat de los elefantes», explica a
20 minutos Carlos Vallecillo, biólogo de WWF/Adena. «El encuentro entre ambas especies es inevitable, el elefante está en su casa. Y no hay que olvidar que es un animal de gran tamaño», señala Vallecillo.

La situación ha llegado a alarmar a las autoridades de esta provincia –uno de los paraísos naturales más ricos del planeta–, tanto que ha empezado a estudiar la creación de reservas específicas para los paquidermos.

Envenenados

Aunque los primeros enfrentamientos comenzaron en 2001, en los últimos meses se han recrudecido. Los elefantes han matado ya a 239 personas, mientras que el ser humano ha envenenado, disparado e incluso electrocutado a 265 de estos mamíferos. Actualmente existen 30.000 elefantes asiáticos. Entre 19.000 y 24.000 están en la India.

Invadimos su hábitat

Conrad Enseñat. Veterinario, responsable mamíferos del zoo de Barcelona.

El elefante asiático es un animal que está ligado a la selva. Y cada manada tiene su territorio. Si éste es destruido por el hombre, el elefante no emigra a otros territorios en los que hay otras manadas, sino que se queda en su zona y el conflicto es inevitable.

No sería correcto hablar aquí de guerra, sino de una invasión por parte del hombre del ecosistema del paquidermo

Si se les destruye su hábitat, luchan por su comida. Pero creo que no sería correcto hablar aquí de guerra, sino de una invasión por parte del hombre del ecosistema del paquidermo.

Los elefantes no son violentos, tienden a huir antes que enfrentarse, lo que pasa es que son mamíferos de gran tamaño (5.000 kilos) y ese gran volumen constituye un peligro.

Las hembras son muy protectoras con sus crías, debido a que les cuesta mucho tenerlas, ya que el periodo de gestación es de casi dos años. No hay que olvidar que en este conflicto el elefante tiene todas las de perder. En Asia está en peligro de extinción.