Exponen las fotos que Lynn Goldsmith hizo a Springsteen tras los años negros del cantante

  • La retratista estadounidense, una de las más prolíficas fotógrafas de música, acompañó al Boss entre 1977 y 1979.
  • El intérprete acaba de salir de un largo silencio derivado de un doloroso litigio legal con su manager.
  • Las fotos, que se exhiben en Londres, muestran la alegría de Springsteen por su recién conquistada libertad.
Springsteen en su camerino, en 1978. Reflejada en el espejo aparece la fotógrafa Lynn Goldsmith
Springsteen en su camerino, en 1978. Reflejada en el espejo aparece la fotógrafa Lynn Goldsmith
© Lynn Goldsmith

En abril de 1977, después de una larga amarga batalla judicial con su primer agente, Bruce Springsteen (1949) logró zanjar el asunto con un acuerdo económico y se dispuso a romper un silencio discográfico de casi dos años. Había perdido parte de la inocencia primaria, pero era dueño de su destino musical y creativo y, aunque componía canciones más oscuras, estaba feliz.

Esa alegría, energética y desbordante, se nota en las fotos que hizo al Boss entre 1977 y 1979 la reportera estadounidense Lynn Goldmsith (1948). Se exponen en la galería Proud Chelsea, en Londres, desde el miércoles 12 de julio y estarán en cartel hasta el 29 de septiembre (entrada gratis).

Edición de discos paralizada

El título de la muestra, Springsteen: The Turning Point 1977-1979 (Springsteen: El punto de inflexión, 1977-1979) hace referencia al momento personal y profesional del músico, que intentaba romper su compromiso con su primer manager, Mike Appel, mientras que éste impedía la edición de cualquier nuevo disco en tanto la situación no fuera resuelta por un tribunal.

Desde la edición, en agosto de 1975, de Born To Run, el disco que le elevó a la categoría de estrella planetaria, Springsteen había seguido tocando y grabando canciones, pero el litigio paralizaba la publicación de éstas. El contrato que había firmado con Appel en 1972 todavía era vigente y concedía al manager capacidad de intervención y decisión en la edición de nuevos discos.

Más duro y 'roquista'

Springsteen, que se sentía amordazado por el aura romántica que el agente pretendía dar a su imagen y obra, había pasado a confiar en el productor John Landau —el experiodista que escribió en 1974 la frase-bandera "he visto el futuro del rock and roll y se llama Bruce Sprinsgteen"—, partidario de un enfoque más duro y roquista.

El artista logró romper el contrato con Appel mediante un acuerdo extrajudicial firmado en mayo de 1977: el exmanager recibió 800.000 dólares en efectivo (unos 655.000 euros), además de un porcentaje sobre las ganancias de los tres siguientes discos del artista. Era un arreglo perjudicial para Springsteen, pero fue también una liberación teniendo en cuenta los dolorososos interrogatorios en el juzgado, cuando el abogado de Appel pretendió demostrar que éste había participado en la composición de las canciones del músico.

"Escribí cada palabra de Born to Run con mi propia sangre. La maldita canción es mía y no hay ni una maldita línea que sea suya", había declarado desde el banquillo antes de perder los nervios y, por consejo legal, ir a remojarse la cara al cuarto de baño. Las crónicas dicen que estaba tan ofuscado que entró por error en el de mujeres.

Más implicado y cultivado

Cuando, en junio de 1978, editó su siguiente disco, Darkness of the Edge of Town, al que algunos consideran el mejor de su carrera, era una persona menos cándida, incrédula ante la bondad de la hermandad del rock and roll, pero había mejorado notablemente como músico, letrista y cantante. También se había formado intelectualmente y empezado a tomar posiciones en causas políticas y sociales: en 1979, por ejemplo, abanderó el movimiento de músicos en contra de la energía nuclear.

Es durante esta época, entre 1977 y 1979, cuando la fotógrafa Goldsmith le acompañó en las giras de conciertos. Experta en documentalismo musical y autora de más cien carpetas de discos, tiene fama de acercarse a los modelos con naturalidad y ofrecer una visión dominada por la intimidad y el sentimiento. En cuatro décadas de carrera ha retratado a, entre otros, Elvis Presley, The Beatles, The Rolling Stones, Bob Marley y Michael Jackson.

Las fotos de Springsteen: The Turning Point 1977-1979, no demasiado conocidas, reflejan con justicia la alegría de Springsteen por su recién conquistada libertad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento