Pardo pide definir y regular el 'botellón' y primar la reparación del daño a las sanciones

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Gijón, Pilar Fernández Pardo, ha rechazado este miércoles que se prohiba el 'botellón' de manera general en la nueva propuesta de la Ordenanza de Convivencia del Gobierno Local, y ha apostado por regular su práctica para evitar que se haga junto a lugares educativos, sanitarios, o con valor histórico, artístico y cultural, y que se controle las posibles alteraciones del orden o situaciones de insalubridad.
Restos De Botellón
Restos De Botellón
EUROPA PRESS

La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Gijón, Pilar Fernández Pardo, ha rechazado este miércoles que se prohiba el 'botellón' de manera general en la nueva propuesta de la Ordenanza de Convivencia del Gobierno Local, y ha apostado por regular su práctica para evitar que se haga junto a lugares educativos, sanitarios, o con valor histórico, artístico y cultural, y que se controle las posibles alteraciones del orden o situaciones de insalubridad.

Pardo, en rueda de prensa antes de la celebración de la Comisión en la que se iba a debatir, se ha mostrado contraria a que se apliquen primero las sanciones y luego la reparación del daño o los trabajos comunitarios. A su parecer, debería de ser primero el reparar los desperfectos y los trabajos comunitarios y, en caso de que no se cumplan, se aplicarían después las sanciones económicas, que ha considerado correctas en cuantía, aunque pueden ser revisables si alguien lo considera.

La edil ha apuntado que estas propuestas las presentarán en las alegaciones a la Ordenanza, cuyo plazo se abre en este día. Ha recalcado que en el nuevo texto aprecian algunas carencias, algunos puntos que sobran, algunos errores de redacción que hay que subsanar y algunos asuntos en los que están directamente en desacuerdo.

Además de definir lo que se considera 'botellón', ha abogado por que se regulado desde una doble dimensión: desde el ámbito de la salud y desde el ámbito cívico-social. En el primer caso, debe abordarse dentro de un Plan Municipal de Drogas, que incluya programas dirigidos a la prevención y a la modificación de conductas. En este sentido, ha urgido al Gobierno Local a ponerlo en marcha, tal como se comprometió con el PP.

En su dimensión cívico-social, el Ayuntamiento debería regular el consumo de alcohol en los espacios que son de su competencia, por lo que no tendría que autorizarse el consumo de alcohol en las inmediaciones de los centros educativos, sociosanitarios e instituciones públicas, así como en los lugares de especial interés histórico, cultural y artístico.

El PP quiere además la supresión del apartado sobre prácticas sexuales, el capítulo cuarto, al opinar que los derechos del menor ya están contemplados y preservados en la legislación actual. También quiere suprimir lo referente al vómito en la calle, ya que lo considera una necesidad fisiológica no sancionable por que es "incontrolable", ya sea por una borrachera o enfermedad. Además, los 'populares' propondrán que se regulen las actuaciones musicales en la calle, para que quien quiera tocar, pueda hacerlo en lugares controlados y regulados.

Pardo ha insistido en que no puede ser sancionable quien no provoque situaciones de insalubridad ni esté alterando el orden, por lo que no es motivo ni de prohibición ni de poner coto, aunque sí de regularlo. Ha puesto de ejemplo que se hace 'botellón' en los aledaños del Ayuntamiento, algo que no debería ser autorizado.

También ha defendido que se siga adelante con la tramitación de la Ordenanza pese a la Ley de Seguridad Ciudadana que prepara el Gobierno central. Ha apuntado que todo lo que entre en colisión con la norma estatal se modificaría posteriormente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento