Las clases empiezan hoy, pero no para todos los niños. Los padres del Manuel Canela, de La Oliva, y del colegio Parcela IV, de Sevilla Este, no dejarán que sus hijos entren en los centros.

En ambos hay obras y los padres no permitirán que los niños asistan a clase  mientras que los trabajos no se hayan terminado.

En el Manuel Canela, el problema es la valla perimetral. No está acabada y a los padres no les convence la seguridad de la valla metálica que separa las obras de la zona de los niños. Además, tampoco quieren obreros durante el horario escolar.

Manifestaciones

Por eso, hoy, a las 9.30 h, partirán con sus hijos desde el centro en dirección a la Delegación Provincial de Educación, donde presentarán sus quejas, dice Antonio Domínguez, presidente de la asociación de padres.

Un poco más tarde, sobre las 10.00 h, serán los padres de Sevilla Este los que se concentrarán con sus hijos a la puerta del colegio en señal de protesta. En la zona de primaria siguen las obras.

«El acceso de los niños de tres años es el mismo que el de los obreros y hay zonas sin urbanizar», dice Sonia Morales, madre de uno de los 100 alumnos afectados. El enfado creció el viernes: llegó el mobiliario y fueron los profesores los que lo montaron, y encima se fue la luz dos veces durante la presentación del curso.

Quejas en Alcalá de Guadaíra

Cándida Sánchez adquirió el número 10 de la calle Góngora, pensando en que el colegio público Reina Fabiola está en el número 12. No le ha servido. Tiene que llevar a su hijo a un centro que está a dos kilómetros. Se ha quedado en la lista de espera del colegio, por detrás de familias que han perdido puntos al revisar su expediente. Piensa ir a los tribunales.

Más problemas

Almensilla: El viernes, tres aulas del colegio El Olivo no tenían muebles. Y 200 alumnos del Almargen y Las Portadas (Bormujos) estaban sin mesas y sillas.

Buen Pastor: Y 450 padres se manifestaron a favor de nueve alumnos a los que se les comunicó que no estaban admitidos en el centro el jueves.

Tomares: Otros 17 alumnos no iniciaron el curso al suprimirse un aula del Tomás de Ybarra.