Los editores reclaman "consenso" en la aprobación de la Ley de Propiedad Intelectual

El presidente y el director general de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Javier Cortés Soriano y Antonio María Ávila, respectivamente, han reclamado este jueves en Santander la elaboración de una Ley de Propiedad Intelectual que articule el funcionamiento de los "nuevos productos culturales" y han abogado porque el texto salga adelante con un "consenso político amplio".
Antonio María Ávila
Antonio María Ávila
UIMP

El presidente y el director general de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Javier Cortés Soriano y Antonio María Ávila, respectivamente, han reclamado este jueves en Santander la elaboración de una Ley de Propiedad Intelectual que articule el funcionamiento de los "nuevos productos culturales" y han abogado porque el texto salga adelante con un "consenso político amplio".

Así lo han pedido en una rueda de prensa con motivo de su participación en el XXVIII Encuentro sobre la Edición 'Pancho Pérez González'. 'Libros, propiedad intelectual y sociedad del conocimiento', organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en colaboración con el FGEE y patrocinado por el Centro Español de Derechos Reprógrafos (CEDRO).

"Necesitamos regular la cultura como objeto", ha manifestado Cortés, quien ha rechazado la idea de que la ley se apruebe "solo" para combatir la piratería y ha defendido la implementación de "una cadena de valor en el ámbito digital" a semejanza "de la que había en el mundo analógico".

El presidente de los editores ha señalado la necesidad de afrontar con una "nueva" legislación todo lo relacionado "con el mundo digital, la transformación de contenidos y los soportes". En este sentido, ha asegurado que la lista de elementos a incluir en la norma es "bastante larga" y tiene que ver con "la naturaleza del producto cultural" en el actual escenario tecnológico.

Por su parte, Ávila ha mostrado su confianza en que el anteproyecto de la nueva ley se empiece a tramitar en el Congreso después del verano para ser aprobada con un "amplio" acuerdo político antes de que termine la legislatura. En este sentido, ha hecho hincapié en el texto no debe utilizarse "como arma entre partidos", ya que, a su juicio, España "se juega mucho como país" en la aprobación de una "buena normativa".

"Somos merecedores de respeto", ha añadido el editor, quien ha explicado que el sector ha contribuido a mejorar la situación económica de España. En este sentido, Ávila ha subrayado que la industria cultural tiene una "trascendencia económica clave" puesto que representa el 3'8 por ciento del PIB español y genera 700.000 empleos de "alta cualificación".

El mercado editorial en españa

Cortés ha achacado la caída de ventas experimentada por la industria del libro a la "piratería", la transformación de formatos ligados tradicionalmente al papel como diccionarios y enciclopedias, y al descenso generalizado del consumo como consecuencia de la crisis económica.

Por otro lado, ha lamentado las dificultades por las que atraviesa el sector de los libros educativos, que se ha visto afectado, en su opinión, por las "diferentes políticas" implementadas en los colegios, que "los compran y se los quedan cuatro años porque no hay dinero", lo que está provocando un descenso de las ventas.

"Lo que no ha caído son las exportaciones", ha subrayado el presidente de FGEE, quien se ha mostrado optimista por el crecimiento experimentado por el sector en América Latina, especialmente Brasil, donde el desarrollo ha sido "impresionante". "Una de las posibilidades que tenemos los editores es apoyar insistentemente y de manera clara el desarrollo fuera".

Sobre la evolución de ventas de libros en formato digital, Ávila ha explicado que existe una "desproporción" entre la oferta, que ha aumentado un 547 por ciento, y la demanda, que se ha incrementado "únicamente" en un 41 por ciento. Pese a ello, ha confiado en que la aparición de aparatos de lectura "más baratos" consiga aumentar estas cifras.

Asimismo, ha criticado que las descargas digitales estén gravadas con un IVA del 18 por ciento mientras los libros en formato papel tributan un 4 por ciento, y ha abogado por "igualar los tipos a la baja", aunque ha recordado que es una decisión que depende del Ministerio de Hacienda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento