Se busca piso y compañero

Precauciones:
  • Antes de firmar un contrato de alquiler de una casa compartida, tanto el propietario como los inquilinos deben estar al tanto de las posibilidades que ofrecen este tipo de arrendamientos si no quieren llevarse sorpresas.
Antes de firmar un contrato de alquiler de una casa compartida(Esteban)
Antes de firmar un contrato de alquiler de una casa compartida(Esteban)
Con la vuelta de las vacaciones, a muchos estudiantes y jóvenes profesionales les llega la hora de buscarse un piso de alquiler para el nuevo curso. Tal y como están los precios, la mejor opción sigue siendo compartir casa, pero antes conviene tener en cuenta las particularidades de un piso compartido. El contrato de arrendamiento suele seguir dos modelos. El propietario puede optar por firmarlo sólo con uno de los inquilinos –normalmente, el más solvente–, que deberá presentar las garantías que le pida y tendrá de encargarse de que el resto de los compañeros paguen su parte de la renta.

Responsabilidades

En principio es lo más cómodo, pero supone una gran responsabilidad para el que asuma el contrato. "Además, el propietario queda desprotegido si el titular del alquiler se va, ya que no se puede desahuciar a alguien cuya identidad desconoce", afirma Lourdes Alboreca, de Alboreca Abogados de Vivienda.

La segunda posibilidad es reflejar expresamente en el contrato los nombres de cada uno de los arrendatarios. En este caso la responsabilidad será solidaria, es decir, el propietario podrá reclamar la totalidad de la renta a cualquiera de los inquilinos si el resto deja de pagar.

Es menos práctico, porque cada vez que alguien se vaya del piso se tendrá que hacer un nuevo contrato, pero es una manera de repartir la responsabilidad. En cualquiera de los dos casos, es fundamental saber elegir bien con quién se va a compartir casa.

Propietario

Derechos

Garantías: Puede pedir todas las garantías que quiera, como un aval o nómina.

Ocupación: Tiene derecho a disponer del piso si él o algún familiar lo necesitara.

Desahucio: Podrá echar al inquilino si incumple cualquier punto del contrato.

oblígaciones

Pagos: Debe correr con los gastos de comunidad y de calefacción, si es central.

Reparaciones: El propietario tendrá que asumir la reparación de los aparatos y suministros, siempre que no sean imputables al inquilino.

Inquilino

Derechos

Renovación: El inquilino tiene derecho a renovar unilateralmente el contrato de alquiler hasta un máximo de cinco años.

Fianza: Al final del arrendamiento deberá exigir, si no hay desperfectos en la casa, la devolución íntegra de la fianza.

Oblígaciones

Renta: Deberá pagar el alquiler todos los meses y en las fechas acordadas.

Usos: La vivienda nunca podrá utilizarse para otros fines distintos que el de habitar en ella.

Subarriendo: Sólo podrá subalquilar la vivienda con el consentimiento del propietario.

Testimonios

Juan Luis Romero Abogado.

"Nunca he tenido ningún problema al alquilar mi casa", afirma Juan Luis, que lleva cuatro años alquilando una vivienda de su propiedad. "Conozco muchos casos de gente que se ha topado con morosos y que nunca más lo ha vuelto a hacer", asegura este abogado, que reconoce haber tenido suerte con sus inquilinos: "He preferido ganar menos dinero y arrendarlo siempre a gente que conocía". Juan Luis apuesta por un cambio en la legislación para evitar que muchos pisos queden vacíos.

Marcos Avellaneda Estudiante, 22 años.

Marcos lleva tres años en Madrid, desde que empezó la carrera. Aunque el primer curso estuvo en una residencia de estudiantes, enseguida empezó a alquilar una habitación en un piso compartido. "Es bastante más barato y te permite estar a tu aire", afirma. Desde entonces ha pasado ya por dos sitios diferentes. "Muchos propietarios lo alquilan sólo por un curso académico y prefieren no renovarlo", explica Marcos, que se queja de los elevados precios y del hecho de que la mayoría de propietarios prefieran chicas: "Eso es una discriminación".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento