El fiscal de Menores del Principado de Asturias, Jorge Fernández Caldevilla, ha señalado esta semana que la causa por la muerte violenta de un avilesino de 38 años en la zona de Fomento, en Gijón, continúa a pesar de la "escasa colaboración ciudadana" que ha dificultado contar con testigos "fiables", pese a que la calle estaba "muy concurrida" en el momento del crimen.

Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado 23 de octubre, cuando Francisco Javier Casais fue agredido, en compañía de su hermano, por un grupo de jóvenes que les golpearon hasta derribarles y una vez en el suelo les propinaron patadas en la cabeza que seis días más tarde provocaron la muerte del primero en el Hospital Universitario, donde fue hospitalizado.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, Caldevilla ha recordado que los tres menores implicados en la causa -junto a otros dos mayores de edad- estuvieron internos cautelarmente en e cenro de Sograndio. Sin embargo, a la espera de que concluya la instrucción, se acordó su puesta en libertad al no confirmarse los indicios de su intervención directa en la muerte.

Por el momento, la Fiscalía de Menores permanece en comunicación con el juzgado de instrucción para remitir los testimonios de las diligencias que se vayan practicando. Además, recientemente se han recibido análisis del Instituto Nacional de Toxicología que permiten seguir adelante con la causa en relación a alguno de los menores.

Consulta aquí más noticias de Asturias.