Neil Young
Neil Young, en el concierto 'Live 8', en Canadá. Warren Toda / EFE

A los 66 años, cuando muchos de sus coetáneos han disminuido el ritmo o se han retirado de los focos, Neil Young está más ocupado que nunca. Esta semana, el canadiense y su banda Crazy Horse han lanzado Americana, centrado en las canciones clásicas de folk.

Es el primer disco de Young y su banda en casi nueve años.

'Americana' surgió porque no tenía ninguna de las canciones que quería hacer La gira de conciertos se realizará en agosto, el mismo mes en que Sony Pictures Classics lanzará Neil Young Journeys, un documental dirigido por el ganador del Oscar Jonathan Demme que narra las dos últimas noches de la reciente gira mundial en solitario de Young.

Además, en otoño se publicará Waging Heavy Peace, el nuevo libro del cantautor, que confiesa en una entrevista que Americana surgió porque "no tenía ninguna de las canciones que quería hacer" y porque "estaba listo para volver a tocar con Crazy Horse".

Young explica que a pesar de tratarse de clásicos del cancionero americano, son temas "muy oscuros y mucho más políticos". "He intentado crear una intensidad a la par con el original, incluso aunque no utilizáramos la misma melodía ni ninguna estructura similar más que las letras", señala.

"Cuento los días que quedan para tocar con los Crazy Horse", dice sobre su próxima gira el cantautor, que concluye explicando que su libro no serán unas memorias "en el sentido tradicional".

"No es algo cronológico, y cubre muchos aspectos, del pasado al presente, por lo que es como un diario. Pero son unas memorias, y parte es fantasía y proyección. En realidad es un sueño hippie", bromea Neil Young, que confiesa haber "disfrutado escribiéndolo".