Pearl Jam resucita el grunge en un concierto retrospectivo

Las claves:
  • Se les quedó pequeño el Palacio de Deportes de Madrid.
  • Más de 2 horas y 26 temas que encandilaron al público.
  • Los clásicos, gran acogida, los temas nuevos, peor recibimiento.
Eddie Vedder, del grupo de rock estadounidense Pearl Jam, durante su actuación anoche en Madrid. (Kiko Huesca / EFE)
Eddie Vedder, del grupo de rock estadounidense Pearl Jam, durante su actuación anoche en Madrid. (Kiko Huesca / EFE)
EFE

La banda estadounidense Pearl Jam sedujo anoche al público madrileño en un recital que recogió grandes temas rockeros como "Not for you" o "Black", pero que recibió una acogida más fría en los momentos en los que el grupo liderado por Eddie Vedder se abrió a los temas de su último y homónimo álbum.

Pearl Jam devolvió anoche el esplendor al llamado 'grunge' y demostró la actualidad de sus grandes clásicos que sonaron frescos y vibrantes, cuando la banda cumple quince años de carrera, y fueron acogidos con gran entusiasmo por un público que había agotado las localidades del Palacio de los Deportes de Madrid.

Eddie Vedder lideró en el escenario al grupo que completan Mike McCready, Stone Gossard, Jeff Ament y Matt Cameron, durante más de dos horas de recital en las que tocaron un total de 26 temas, incluidos homenajes a sus referentes Pink Floyd, del que tocaron algunos acordes de "The Wall" , y Jimmy Hendrix, cuyo tema, "Little Wing", reversionaron para cerrar el concierto.

La banda de Seattle, que contabiliza 60 millones de discos en ventas y a pesar de demostrar la repercusión que todavía hoy tienen sus temas de discos como "Ten" o "Vs", de principios de los noventa, dejó más frío al público con sus composiciones más recientes, como "Inside Job" o "World Wide Suicide", pertenecientes al disco más reciente de la banda de Seattle.

La banda que mantuvo la dignidad del grunge cuando quedó huérfano tras la muerte de Kurt Cobain y que decidió dejar de rodar videoclips como protesta contra la MTV, optó, por tanto, por hacer concesiones a la nostalgia y dejar que fuera la audiencia la primera que cantase las primeras líneas de "Better Man", la canción de su disco "Vitalogy" con la que abrieron el recital.

En el primer bloque, en el que desplegaron toda la fuerza de su rock, la potencia de su vocalista y el buen sonido de sus guitarras eléctricas, se sucedieron canciones como "Given to fly", "Daughter" o "Not for you", que contentaron a un público con el que Eddie Vedder se resistía a interactuar.

Después de un primer descanso, tras hora y cuarto de un concierto impecable musicalmente pero sobrio y poco atrevido en la parte estética, Eddie Vedder volvió al escenario con su banda para dar cabida a sus baladas más sobrias, de ritmos más pausados, como "Black" o "Man of the hour", que compusieron para la película "Big Fish", y fue entonces cuando se abrió a la audiencia a través de mensajes de paz y críticas a George Bush, y todo ello entre esfuerzos por hablar en castellano.

En esta segunda parte, que se abrió con "Unemployable", de su último disco, Vedder consiguió con su ductilidad vocal transmitir emoción a los presentes y demostrar, subiendo y bajando octavas con una facilidad pasmosa, por qué fue una de las voces más elogiadas de los noventa.

Transcurridas más de dos horas de concierto y ya con las luces del Palacio de los Deportes encendidas, la banda ensambló temas como "Alive", "Yellow Ledbetter" y "Little Wing" (de Jimi Hendrix) y coronó la actuación con la versión del clásico de Neil Young "Keep on rockin' in the free world".

Un Vedder emocionado y sorprendido por el cariño y devoción del público prometió que Pearl Jam no volverá a tardar 14 años en regresar a Madrid (la última vez tocaron en 1992 en la Sala Revolver con el álbum Ten).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento