Metieron al niño en una bolsa y lo llevaron en un carro a la basura

  • La Policía tiene indicios que incriminan a Vanesa y a Pura.
  • Presuntamente golpearon a propósito al pequeño hasta matarlo.
  • La autopsia será clave para determinar la causa de la muerte.
Vanesa (a la izquierda) y Lohammy
Vanesa (a la izquierda) y Lohammy

La hipótesis con la que trabaja la Policía es que lo golpearon a propósito, lavaron la ropa del pequeño para deshacerse de la sangre derramada, limpiaron el cadáver en la bañera, lo metieron en una bolsa de basura, lo transportaron en un carrito y lo arrojaron a un contenedor en la calle.

La Policía tiene indicios suficientes que incriminan a Vanesa, de 32 años; y a Pura, de 27, como las presuntas autoras de la muerte de Johan David, el pequeño de tres años hallado muerto este lunes en el vertedero valenciano de Dos Aguas.

Así lo aseguran fuentes policiales a 20 minutos, que recuerdan que ambas, de nacionalidad boliviana, están acusadas de homicidio doloso (es decir, voluntario), malos tratos y simulación de delito.

Los agentes encontraron el cuerpo tras cuatro días rebuscando entre miles de kilos de basura. El cadáver estaba en muy mal estado, con golpes y cortes, aplastado en la parte exterior de una bala compactada de basura (que suele pesar una tonelada). No es de extrañar. El cuerpo ya sin vida del pequeño (que el 9 de mayo cumplió tres años) se cree que habría estado desde el martes 29 de mayo tirado en el vertedero, mientras que las dos presuntas autoras del delito ayudaban en la búsqueda del niño, ocultando que todo era una farsa.

Johan David llevaba cinco meses viviendo con Vanesa y Pura. Ambas, bolivianas sin los papeles en regla, son pareja y vivían con una anciana inválida a la que cuidaban. Vanesa era amiga íntima de Lohammy, la madre del niño, que había emigrado a Francia a buscar trabajo. No se pudo llevar al pequeño y lo dejó a cargo de Vanesa. Al parecer, el crimen se produjo el lunes, 28 de mayo.

El martes llamaron a la madre fingiendo que el niño había sido secuestrado por dos personas que se hicieron pasar por policías en un parque valenciano, emulando la historia que contó en su día José Bretón para justificar la desaparición de sus hijos en Córdoba.

La pista del secuestro

Lohammy llegó a Valencia el miércoles 30 de mayo y se empezó a organizar la búsqueda de David. "Pero ya empezamos a sospechar. Incluso llegamos a pensar que se trataba de un secuestro para pedir dinero y que ellas habían participado", explica a este diario Jonathan, el tío del niño.

La Policía no creyó esta versión y presionó a Vanesa y Pura. Una de ellas se derrumbó y el viernes cambió la versión. Había habido un accidente. Y el niño se había caído. Primero en la bañera, luego desde un sofá. Aseguraron a los investigadores que tuvieron miedo porque no tienen papeles y se deshicieron del cuerpo arrojándolo a un contenedor. La pista terminó en el vertedero de Dos Aguas. Ahora, la autopsia, que comenzó este martes, será clave para conocer los hechos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento