La Policía Nacional ha conseguido esclarecer tres timos del tocomocho cometidos en Burgos en fechas recientes y ha detenido en Alicante a una mujer del grupo de estafadores. Otros tres miembros de la banda están identificados y se espera su próxima detención.

En dos de los casos denunciados, las víctimas entregaron 3.500 euros, y en el tercer caso la cifra estafada llegó a los 12.000 euros, según informaron a Europa Press fuentes policiales.

Las investigaciones del Cuerpo Nacional de Policía han permitido identificar a cuatro personas, tres mujeres y un hombre, todos ellos de mediana edad, con antecedentes delictivos por hechos similares, si bien no se ha podido recuperar el dinero. La mujer detenida, sudamericana, ha pasado a disposición judicial.

El timo del tocomocho consiste en engañar a la víctima haciéndole creer que puede ganar una buena suma de dinero si compra un boleto, bien de Lotería, bien de la ONCE, que ha resultado premiado.

Primero aparece alguien que simula ser 'tonto' y muestra a la víctima un billete de lotería premiado que, por diversas razones, no quiere cobrar bien porque no sabe leer, no quiere pagar a Hacienda, tiene prisa porque está de viaje...etc.

A continuación, aparece el 'listo' con la misión de hacerle comprender a la víctima que están ante un buen negocio y que pueden repartirse entre los dos las ganancias del premio.

Para conseguir la confianza del 'tonto', según el 'listo', es preciso que ambos aporten una pequeña cantidad de dinero a cambio de la custodia del décimo. La víctima, ante la inminencia de pingües ganancias, accede a sacar de su cuenta corriente el dinero suficiente para ganarse la confianza del tonto.

El dinero va a un sobre o una bolsa que le dejan a la víctima en custodia, junto con el boleto premiado, mientras el 'listo' acompaña a su compinche a comprar un bocadillo o a hacer cualquier otra gestión urgente.

Cuando pasa el rato y no regresan, la víctima abre la bolsa y comprueba que, en vez del dinero que supuestamente habían introducido, sólo hay recortes de periódico. Y, evidentemente, el décimo no tiene premio.

Las víctimas, que a veces no son españolas, suelen desconocer esta modalidad de estafa, no saben cómo se lleva a cabo el cobro de la lotería e incluso tienen un sentimiento de colaboración con un compatriota que manifiesta no poder acceder a los cauces normales de cobro de los supuestos premios.

Desde la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Burgos se hace un llamamiento a las personas mayores, principales víctimas de este tipo de estafas, para que desconfíen de estos aparentes actos de generosidad en las que se les ofrece un billete de lotería o cupón por un precio sustancialmente menor al supuesto premio.

Consulta aquí más noticias de Burgos.