Entre el 30 y 40 por ciento de los pacientes con un trastorno psiquiátrico recibe atención en la sanidad privada, lo que supone que más de 250.000 valencianos con este tipo de patologías acuden a la sanidad privada, donde se calcula que trabajan más de 160 psiquiatras, según un estudio, promovido por la Asociación Española de Psiquiatría Privada, cuyos datos se presentan este viernes en Valencia en el marco del V Congreso Nacional que celebra esta sociedad.

El estudio revela que entre el 85-90 por ciento de estos pacientes tiene también sanidad pública y, entre los motivos por los que optan por asistencia privada, destacan, por orden de importancia, "el mayor tiempo dedicado a la consulta, la posibilidad de recibir una atención más continuada en el tiempo, el contar con un horario más flexible y la rapidez", según ha informado la organización del congreso en un comunicado.

"La psiquiatría es una de las especialidades médicas con una tradición más arraigada en la consulta privada. El mayor tiempo de consulta que se precisa, la necesidad de generar una confianza entre médico-paciente y la confidencialidad ha hecho que no resulte extraño que una parte importante de la atención psiquiátrica en nuestro país se está realizando desde el ámbito privado", ha destacado el doctor José Ramón Doménech, miembro de la junta directiva de la ASEPP y coordinador del estudio.

Para el doctor Antonio Galbis, presidente del V Congreso, "la sanidad privada es un complemento de la pública y así uno de los objetivos prioritarios de la ASEPP se centra en trabajar y colaborar de forma conjunta". El especialista ha recalcado que cada una "tiene su función" ya que la atención privada contribuye "a descargar las listas de espera de la sanidad pública, lo que facilita una mejor atención al paciente psiquiátrico en su conjunto, además de disminuir los costes del presupuesto sanitario".

De acuerdo con los datos de la primera encuesta nacional ASEPP sobre 'Actividad y Características de la Consulta Privada en Psiquiatría', en la que han participado más de 100 psiquiatras privados y cerca de 2.500 pacientes, el 40 por ciento de las personas que acude a la psiquiatría privada son hombres, una cifra mayor respecto a lo que sucede en la pública.

En opinión del doctor Doménech, es "muy significativa ya que el hombre, debido en gran medida a la estigmatización asociada a estos trastornos, no suele acudir a las consultas a no ser que sufra una patología grave". Asimismo, la "gran mayoría" de los usuarios de esta atención privada son "laboralmente activos", "lo que muestra que estas personas pueden llevar una vida normal, si siguen un tratamiento adecuado, y la enfermedad no les incapacita para realizar su actividad diaria", ha apuntado.

Cambio registrado en el perfil de pacientes

Por otro lado, este trabajo ha confirmado también el cambio que se está registrando sobre el tipo de pacientes con enfermedad mental. "Hasta fechas recientes, el colectivo mayoritario que acudía a consulta psiquiátrica era entre 30 y 65 años. Sin embargo, ahora en la consulta privada "han irrumpido con fuerza, al igual que ha sucedido en la pública, otros dos grupos de edad: pacientes jóvenes entre 16 a 20 años y personas mayores, entre 65 y 75 años".

En el caso de estos dos últimos grupos, las consultas vienen asociadas a la presencia de patologías que antes no era frecuente ver en estos colectivos. "En concreto, estamos viendo trastornos adaptativos con síntomas de depresión y ansiedad en jóvenes que inician su formación en la universidad o acaban sus últimos años de bachillerato y en los mayores que se jubilan", han indicado los especialistas.

En el primer caso, "está motivado por el estrés y la fuerte competitividad que ya desde esta temprana edad se impone por la exigencia laboral posterior, y en el segundo, por la incertidumbre en esa nueva etapa de la vida". No obstante, el doctor Domenéch ha subrayado que "con pequeñas dosis de fármacos y terapia psicológica, estamos logrando buenos resultados".

Más investigación

Este estudio forma parte de los proyectos de investigación que se están promoviendo desde la ASEPP. Para el doctor Doménech, "es fundamental garantizar la investigación en psiquiatría y que ésta provenga tanto desde lo público como de lo privado y de la colaboración entre ambas", sobre todo en una situación como la actual, donde los ensayos en psiquiatría mental ocupan un lugar "poco preferente" en las políticas sanitarias.

"A pesar de ser patologías que ocasionan un elevado coste asistencial, social y médico y que, además, en un futuro serán de las más frecuentes, sin embargo, los recursos que se destinan a investigación son todavía escasos", ha resaltado el doctor Doménech.

Consulta aquí más noticias de Valencia.