El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, se ha mostrado convencido de que el anteproyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad presentado este viernes "es una extraordinaria oportunidad para recomenzar un camino que es estricto y duro" y ha asegurado que este es el mandato "prioritario" que ha dado a sus consejeros.

Así lo ha aseverado Herrera durante la presentación de las cuentas de este año, que ascienden a 9.720 millones de euros, una caída del 3,24 por ciento respecto al año pasado, y ante la pregunta de que con este presupuesto la Junta saldará las deudas contraídas y empezará 2013 desde cero.

Durante la presentación de los datos, Juan Vicente Herrera, respaldado por la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, y el de La Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, ha reconocido que Castilla y León "acertó" cuando decidió no presentar su proyecto de presupuestos en tiempo y forma como recoge el Estatuto de Autonomía, y poder hacerlo ahora "con unas previsiones económicas más adaptadas a la realidad".

Herrera ha reconocido que se trata de un presupuesto "difícil" en un escenario "sujeto a una importante incertidumbre" en el contexto nacional, europeo e internacional pero ha aseverado que son "un firme compromiso de Castilla y León con España y con Europa" para cumplir el objetivo del déficit.

Se trata de unas cuentas que han sufrido un ajuste aunque no ha sido "lineal", como ha explicado el jefe del Ejecutivo regional, ya que se caracterizan por su "carácter social" que lleva a que las consejerías de Sanidad, Educación y Familia concentren el 80 por ciento de todo el gasto no financiero, además de que apuestan por el crecimiento económico y la creación de empleo.

Asimismo, ha explicado que es un presupuesto "difícil" que se enmarca en una "prolongada crisis" que está teniendo "unos durísimos" efectos en el empleo y una "pésima evolución" en los ingresos públicos, además de que es difícil porque es "duro e ingrato" tener la responsabilidad de tomar decisiones como la bajada del gasto público "que afecta a las empresas, las familias y al territorio".

Para Juan Vicente Herrera es "duro" tener que establecer nuevas figuras tributarias o "imponer" un mayor esfuerzo a determinados sectores como son los empleados públicos, a los que ha agradecido "su esfuerzo y sacrificio" porque ellos son "los protagonistas de la acreditada calidad de los servicios públicos".

A pesar de ello, el presidente de la Junta ha afirmado que son unas cuentas "realistas" que se basan en "datos y previsiones reales" por lo que es el presupuesto "posible para Castilla y León".

Presupuesto de "transición y sacrificio"

En este sentido, Herrera cree que se trata de un presupuesto "de transición y sacrificio" y que la sociedad castellanoleonesa tendrá que hacer un "esfuerzo suficiente y temporal" para recuperar "más pronto que tarde un escenario sano que de salida al principal drama", el desempleo creciente en la Comunidad.

"No caben alegrías" ha insistido Juan Vicente Herrera, quien ha asegurado que la prioridad no será garantizar un volumen de inversión similar al de los años 2008 y 2009, cuando se alcanzaron cifras récord, sino que la Comunidad tiene que saldar sus deudas "y pagar lo que debe".

Asimismo, el jefe del Ejecutivo autonómico, que ha reconocido que no es Dios, sólo presidente de una Comunidad, ha asegurado que tiene el ánimo "cargado de responsabilidad" y ha pedido que se marchen quienes vayan por las esquinas llorando sin saber qué hacer "porque no tienen ánimo de firmeza y responsabilidad".

Al respecto, Herrera ha afirmado que tiene la "solera y la experiencia" que dan los años y quizá esto le permita ver las cosas "menos malas" de lo que son aunque ha reconocido que en la situación actual de crisis "hay que elegir entre lo malo y lo peor".

Por ello, para Juan Vicente Herrera es "una canallada de la vida" tener que tomar "decisiones que enojan" y "no gustan" pero ha insistido que si alguien se ve superado por la situación que se marche porque a él esta situación no le supera y seguirá tomando decisiones.

A pesar de que ha defendido las cuentas presentadas hoy, en una intervención que ha durado una hora, Juan Vicente Herrera se ha preguntado cómo va a estar satisfecho con unas decisiones "duras" que se han tenido que tomar pero ha insistido en que esa es su responsabilidad y no puede "engañar" a los ciudadanos e intentar "la cuadratura del círculo".

Por ello, ha reconocido que puede entender y que respeta el "desencanto y disgusto" de los ciudadanos y de algunos colectivos por los "sacrificios" que se están imponiendo con unos presupuestos "austeros" pero con una austeridad "rigurosa y selectiva para evitar la exclusión social" de ahí su "carácter social" y su apuesta pos el mantenimiento de la calidad de los Servicios Públicos esenciales.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.