La Policía Nacional de Almería ha detenido a dos mujeres de 25 y 35 años de edad, de las que una está embarazada, acusadas de robar hasta 3.500 euros a diversos ancianos a quienes atracaban a la salida de los bancos, delito por el que han sido detenidas y puestas a disposición judicial cuatro veces en los últimos diez días. Según la investigación, las mujeres se hacían con los monederos, sobres o libretas de ahorro de las víctimas que seleccionaban cuando se encontraban en el interior de la oficina.

Durante los meses de abril y mayo se han recibido diversas denuncias por parte de personas mayores, que ponían de manifiesto los robos con dinero retirado de los bancos, por parte de dos mujeres, una de ellas, en estado de gestación. Tras el análisis exhaustivo de las denuncias, datos aportados por las víctimas, 'modus operandi' y el visionadado de las cámaras, los agentes lograron la identificación de las presuntas autoras.

Las víctimas siempre eran personas de avanzada edad y dentro de ellas, aquellas que presentaran dificultades físicas o por ir solas. Todas las personas a las que les han robado tienen una edad de entre 80 y 90 años. Así, controlaban las entidades bancarias de la zona donde iban a actuar y observaban a sus posibles objetivos.

Una vez seleccionada la víctima, entraban al banco tras ella y comprobaban si retiraban dinero en efectivo. Cuando los ancianos abandonan la sucursal, las asaltantes se granjeaban su confianza mediante alguna excusa, como el avanzado estado de gestación de una de ellas, motivo este, que empleaban para que las personas mayores se relajaran y confiaran en ellas.

Posteriormente, acompañaban a la víctima y durante el trayecto al domicilio, les sustraían la cartera, el sobre con el dinero o las llaves de su casa. Si lograban apoderarse de las llaves del domicilio intentan posteriormente entrar en él. La última víctima, un anciano de 90 años, le fueron sustraídos 600 euros del interior de su domicilio. En esa ocasión, las ahora detenidas se ganaron la confianza del anciano, al que pidieron un vaso de agua, de forma que una de ellas manifestó que se encontraba cansada debido a su estado.

Consulta aquí más noticias de Almería.