Los cuatro sindicatos presentes en la Mesa sectorial de Administración y Servicios de la Comunidad Autónoma, FSP-UGT, CCOO, Sterm-Intersindical y CSI-CSIF, han decidido de forma "unánime" plantar al Gobierno regional en la reunión que tenían previsto celebrar este viernes, al considerar que la Administración les impone "recortes" de forma "permanente y despreciativa", vulnerando su "buena fe negocial".

Con esta decisión, los sindicatos pretenden rescatar "un verdadero modelo de negociación" que, a su juicio, se está incumpliendo por parte de la Administración autonómica, según han hecho saber los representantes de los cuatro sindicatos a las puertas del Palacio de San Esteban, sede del Gobierno regional.

En concreto, el portavoz de Sterm-Intersindical, Vicente Cervantes, ha remarcado que los sindicatos presentes en la Mesa Sectorial de negociación han dicho "ya basta" porque no quieren "seguir funcionando como hasta ahora" y pretenden "rescatar un verdadero modelo de negociación" en el que su presencia "sirva para algo".

En este sentido, ha mostrado su rechazo a que la Administración "imponga de forma permanente" a los sindicatos "recortes" de forma "autoritaria y despreciativa". A su juicio, se está "vulnerando abiertamente la buena fe negocial por parte de la Administración, y se está violando la interlocución de los trabajadores".

Vicente ha recordado que, hasta ahora, toda la documentación que el Gobierno regional está presentando a los sindicatos "es incompleta, insuficiente, para cubrir el expediente y dar por bueno ese proceso de simulacro de negociación".

Por su parte, el coordinador del sector de Administración autonómica de CCOO, Francisco Saura, ha denunciado públicamente "la involución que se está produciendo en la negociación colectiva", con un "desprecio absoluto" del Gobierno regional hacia los sindicatos "desde hace un año y medio, como mínimo".

"Este desprecio y esta actuación unilateral sin respetar los derechos de los sindicatos y de los trabajadores comenzó en 2010 y se sigue prolongando", según Saura, quien reprocha que la Administración cree que las organizaciones sindicales "están para santificar sus actuaciones y no para defender los intereses de los compañeros que están trabajando".

Los sindicatos se sienten "utilizados como farsa" del Gobierno regional para conseguir su objetivo que es "desmantelar los servicios públicos regionales, con lo que eso conlleva en la caída de la calidad de los servicios públicos".

El portavoz de CSI-CSIF, Ángel López, ha rechazado "las medidas que va a cometer el Gobierno autonómico", entre la que ha citado 2la destrucción sin paliativos de empleo" y, más concretamente, 500 plazas de empleo público anunciadas, aunque "se está calculando incluso la destrucción de en torno a 2.200 plazas, solo en el sector de Administración y Servicios".

De forma paralela a la "destrucción" de esos puestos de empleo público, López critica que se están contratando estos servicios "a través de empresas privadas".

Ha citado como ejemplo "la cocina de la residencia de personas mayores de Alhama de Murcia, donde la cobertura de cocineros está siendo insuficiente, y a cuyos usuarios se les plantea la posibilidad de darle un día de fiesta o que se les dé la comida por medio del catering de un bar".

La representante de UGT, María José Salazar, ha explicado que el "plante" de los sindicatos en el encuentro que estaba previsto para este viernes servirá para que el Gobierno regional "no saque nada de la Mesa de negociación".

Y es que la normativa de la Administración pública sobre la celebración de mesas generales de negociación, que se hace extensible a las mesas sectoriales, dice que podrán celebrarse válidamente reuniones "si se cuenta con la presencia de los representantes de la Administración y de todas las organizaciones sindicales que constituyen la mesa, o con la presencia de la mayoría absoluta de estos últimos, en función de su representatividad".

Por último, los cuatros sindicatos han redactado un escrito conjunto al Director general de la Función Pública, Enrique Gallego, para manifestarle su malestar y pedirle que "tome buena nota de lo que estamos dispuestos a hacer a partir de este momento".

En este sentido, Salazar ha anunciado que el próximo lunes, 28 de mayo, a las 19.00 horas, habrá una nueva concentración ante la Consejería de Economía y Hacienda para protestar contra "los ataques a los empleados públicos interinos, y para pedir que se eche para atrás todo lo que pueda contribuir a la pérdida del empleo público".

Para reanudar la negociación, Salazar ha explicado que el Gobierno regional "tiene que aportar la documentación de la negociación en tiempo y forma, de forma que se puedan cumplir las funciones sindicales, es decir, recibir la información, valorarla, presentársela a los empleados públicos, ver en qué puede repercutir en la calidad del empleo público, negociar y plantear propuestas, pero en un tiempo que nos permita hacerlo"·

Consulta aquí más noticias de Murcia.