Pinta el 'ADN de las ciudades' en cuadros abstractos que compone a partir de Google Earth

  • El pintor chino Lu Xinjian transforma las vistas aéreas de París, Nueva York, Madrid, Barcelona, Kyoto, Amsterdam...
  • 'City DNA' ('El ADN de la ciudad') asocia las metrópolis con la genética, porque del pasado de cada una dependen su organización y carácter.
  • Elabora los patrones a partir de los mapas virtuales y elige los colores según el ambiente que le sugiere cada urbe.
Barcelona vista por el pintor chino
Barcelona vista por el pintor chino
Lu Xinjian

Lu Xinjian (provincia de Jiangsu - China, 1977) traduce cada vista aérea a un mosaico de recuadros, circunferencias, ángulos, líneas rectas y onduladas. El pintor transforma una ciudad en un código abstracto. "Es una manera de revivir su espíritu interior, entender su cultura, historia y urbanización mediante su comparación con otras ciudades".

City DNA (El ADN de la ciudad) es una serie de acrílicos que el artista chino realiza a partir de los planos de las metrópolis y que comenzó cuando daba clases en la universidad de Yeungnam, en Corea del Sur. No conocía a nadie en Gyeongsan, una ciudad de menos de 250.000 habitantes mas que a sus compañeros de trabajo y a los estudiantes. Se entregó a la tarea monástica de pintar y observar por la noche, desde el último piso en el que vivía, cómo la ciudad dormía.

En uno de esos momentos de silencio consiguió abstraerse hasta reducir los edificios a líneas que se contraponían a las estrellas del cielo. Cogió lápiz y papel y empezó a dibujar: "Había encontrado lo que buscaba, una verdadera armonía en el tiempo y el espacio". El libro sobre el pintor vanguardista holandés Piet Mondrian que Xinjian leía en aquel momento terminó de configurar el proyecto.

Ciudades antiguas y planos caóticos

Comenzó con las que había visitado, pero pronto se dejó llevar por las posibilidades de Google Earth, donde podía sobrevolar cualquier ciudad del mundo y descifrar su lenguaje de avenidas,plazas, callejuelas y esquinas. Amsterdam, Shanghai, Nueva Delhi, París, Kyoto, Nueva York, Madrid y Barcelona son algunos de los grandes núcleos de población que ha traducido en su serie de pinturas.

Los colores al principio se referían a los de la bandera de la ciudad. Ahora el artista los escoge según lo que le sugiere. Asocia las urbes con la genética porque las más antiguas presentan similitudes en los planos caóticos que las dominan: "Creo que tiene que ver con el pasado. El urbanista quiso que fueran acogedoras, comunicativas y económicas y creó calles pequeñas entrelazadas. Con la Revolución Industrial el mundo se modernizó y el plano viejo no se podía aplicar al rápido desarrollo. Ahí es donde el sistema cuadriculado ganó importancia".

Barcelona y Manhattan

Cita Barcelona como un buen ejemplo de combinación entre la parte vieja y "la cruz" que la organiza. Entre los lugares que más ha disfrutado retratando está Manhattan, un compendio de grandes calles "tan fáciles de caminar y descubrir gente en ellas. Se presenta como un código en cuanto la miras".

Su obra estará hasta el dos de junio en Nueva York en la exposición colectiva Re-Animators, en la galería Meulensteen. En la galería F2 de Beijing (China), acaba de inaugurar Invisible Poem II, una muestra en solitario con obras que heredan el espíritu de City DNA.

Aunque en cada cuadro delata su amor por las ciudades, Xinjian nació y creció en una ciudad pequeña y aprecia el silencio y la comodidad. Le atrae la cantidad de información y la variedad en la gente que habita una metrópolis y a su vez tiene presente la frialdad de las relaciones humanas y la dificultad de desplazamiento como "la otra cara de la moneda", que se compensa por el estímulo del movimiento constante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento