La vallisoletana Elena Espeso participará en el maratón de Londres 2012, con la mejor marca española, a los 39 años

La atleta vallisoletana Elena Espeso ha sido incluida en el equipo español de maratón para la prueba de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, después de que consiguiera en Barcelona la mejor marca española de la temporada con 2:30:52, a los 39 años y después de plantearse por primera vez "en serio" la competición el pasado año.
La Atleta Vallisoletana Elena Espeso
La Atleta Vallisoletana Elena Espeso
MIGUEL ANGEL SANTOS

La atleta vallisoletana Elena Espeso ha sido incluida en el equipo español de maratón para la prueba de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, después de que consiguiera en Barcelona la mejor marca española de la temporada con 2:30:52, a los 39 años y después de plantearse por primera vez "en serio" la competición el pasado año.

En declaraciones a Europa Press, Espeso, que ejerce como profesora en Madrid, ha subrayado que su filosofía de vida se puede resumir en "querer lo que haces", y de ese modo ha conseguido el éxito de participar en su primera prueba olímpica "trabajando mucho, pero también disfrutándolo", pero sobre todo, sin sentirse obligada a alcanzar un objetivo deportivo.

En su segunda maratón de "máximo nivel", celebrada el pasado 25 de marzo en la capital catalana, consiguió el mejor tiempo de la temporada para una matatoniana española, con 2:30:52, lo que finalmente le ha valido para formar parte de la Selección Española de Atletismo en los Juegos de Londres. "Es una pasada, la competición es lo primero, pero la experiencia será cien por cien gratificante", ha asegurado.

La trayectoria deportiva de la atleta vallisoletana ha estado mayoritariamente ligada al tiempo libre, pues ha relatado cómo su actividad se centró primero en conseguir la plaza de profesora, lo que logró a los 24 años; ser madre, algo que llegó a los 32 años; y ya, por último, cuando vio que destacaba en las carreras populares comenzó a intensificar sus entrenamientos para la carrera de 42 kilómetros.

"Siempre he pensado qué habría sucedido si hubiera empezado en serio antes, pero creo que habría hecho todo al revés y quizás no me habría salido nada, ni me hubiera asegurado un futuro, ni sido madre", ha reflexionado la maratoniana, que ha destacado que al haberse iniciado en las maratones a una edad tardía —lo habitual es entre los 30 y los 35 años— tiene la ventaja de que su cuerpo no se ha "exprimido".

La atleta ha reconocido la importancia que en su caso tiene la genética, ya que uno de sus hermanos también corre maratones y ha logrado marcas destacadas, sin seguir una preparación máxima. "Estoy convencida de que el atleta nace, no se hace", ha apuntado.

Espeso se federó en 2004 y comenzó a dar pasos hacia la preparación, primero entrenando "un día sí y otro no", lo que compaginaba con su trabajo, sus dos hijos y con otras actividades aeróbicas como la bicicleta. Después de sus primeras matarones populares, en las que ya logró situarse en puestos delanteros, cambió su método de entrenamiento para trabajar dos días y descansar el tercero, con lo que notó una mejoría en las prestaciones.

Y así llegó a 2011, cuando se preparó para su primer maratón de "máximo nivel", el de Hamburgo, en el que consiguió una cuarta posición pese a que durante la prueba comenzó a sentir los síntomas de la bacteria E.colli, que en mayo del pasado año causó una oleada de contagios en el país germano. Espeso tuvo que permanecer ingresada durante varios días en un centro hospitalario para recuperarse de las dolencias sufridas.

En la actualidad, Elena Espeso afronta el inicio de la fase final de la preparación para la prueba olímpica, pues habitualmente se intensifican los entrenamientos específicos a falta de dos meses y medio para la cita, fijada el 3 de agosto en el recorrido de 42 kilómetros y 140 metros por las calles de la capital londinense. Para ello, cuenta con la labor de su entrenador, Antonio Postigo, y el apoyo de su marido, también aficionado al maratón, y sus dos hijos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento