El presidente de la Confederación de Entidades para la Economía Social de Andalucía (Cepes-A), Antonio Romero, ha manifestado su satisfacción por el modelo "social y progresista" defendido por el socialista José Antonio Griñán, en su discurso de investidura como presidente de la Junta de Andalucía, en el que ha marcado la preservación de la educación y la sanidad y la reactivación del empleo, como objetivos prioritarios para la próxima legislatura.

"Son evidentes las coincidencias entre el discurso que emana del nuevo gobierno de coalición de la Junta y el de la economía social", ha afirmado Romero en una nota.

Cepes-A aboga por "un viraje hacia postulados económicos y sociales donde el eje central de actuación sean las personas y sus necesidades", y demanda "políticas ampliamente consensuadas que procuren la racionalización eficiente del gasto y que, al mismo tiempo, no cercenen los derechos sociales básicos y que sean activas en la creación de empleo".

"La formación de un tejido empresarial en economía social cada vez más consolidado y en permanente adaptación a las condiciones de la competencia y con una mayor capacidad para generar empleo, es en la actualidad un factor esencial en el desarrollo económico, local y social de Andalucía", ha insistido el presidente de la patronal de la economía social.

En este sentido, Romero ha recordado el compromiso que las dos fuerzas políticas que conforman ahora el nuevo Gobierno andaluz, adquirieron con el sector de la economía social en sus correspondientes programas electorales, de forma que, según ha recordado, el PSOE-A, en su programa electoral, apostaba por "duplicar el peso de la economía social en Andalucía hasta alcanzar el 16 por ciento de la actividad productiva y el empleo en el horizonte del año 2020".

Por su parte, IU abogaba por "fomentar la creación y consolidación de empresas de economía social ligadas a proyectos estratégicos en sectores emergentes y generadores de empleo; entre los que se podrían destacar los de carácter cultural, energético, social, medioambiental, turismo sostenible, dependencia, prestaciones sociales y, rehabilitación y adaptación de viviendas", entre otros. IU además apostaba por "aplicar cláusulas sociales favorecedoras y discriminatorias positivamente hacia las empresas de economía social en los pliegos de condiciones de los contratos administrativos, respetando y fomentando la libre competencia y las buenas prácticas laborales y empresariales".

Por ello, Romero espera de esta legislatura, "actuaciones que plasmen en realidades concretas lo enunciado en sus programas electorales; no solo por el compromiso adquirido, sino porque el sentido común dicta que se debe fomentar y apoyar a un sector con la capacidad demostrada de crear riqueza y empleo incluso en épocas de crisis como la actual".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.