En torno a 200 personas se han concentrado este jueves en la plaza del Patriarca de Valencia en defensa de un periodismo "veraz", "riguroso" y "libre de presiones y servidumbres políticas y económicas", en el acto reivindicativo convocado por la Unió de Periodistes Valencians de forma simultánea a los organizados en toda España con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Desde el comienzo de la crisis, en España han sido despedidos 7.000 periodistas y, de ellos, "en torno a 500 o 600" corresponden a la Comunitat Valenciana, según ha indicado el presidente de la Unió de Periodistes Valencians, Ximo Clemente, quien ha precisado que la cifra de despidos de gente vinculada a los medios de comunicación "puede ser mucho más elevada" y que "probablemente se va a quedar muy corta si finalmente el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Radio Televisión Valenciana (RTVV) se pone en marcha".

En declaraciones a los periodistas tras la concentración, a la que también han asistido representantes políticos y sindicales, Clemente ha alertado de que ese dato "es preocupante porque precariza el trabajo de los periodistas, precariza las redacciones y, por tanto, precariza directamente algo fundamental para una sociedad democrática como es el derecho de los ciudadanos a tener información".

"Sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo, no hay una sociedad democráticamente informada", un hecho que, en opinión de Clemente, constituye "un problema que afecta a toda la sociedad, no sólo a los periodistas y no sólo a los medios de comunicación".

Por ese motivo, el presidente de la Unió de Periodistes ha instado a "concienciar" a la sociedad "de la importancia de tener unos medios de comunicación suficientemente solventes y estables como para poder decir que la nuestra es una sociedad informada y democrática".

Durante el acto, ha leído un manifiesto acerca de los motivos para secundar la convocatoria realizada a nivel nacional por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), que apela en primer lugar al deber de los periodistas de elaborar "información veraz, rigurosa, contrastada y contextualizada" sin limitarse "simplemente a llenar vacíos en los medios de comunicación".

Ese decálogo reivindica que "no se pueden aceptar ruedas de prensa sin preguntas" y que se ha de "acabar, de una vez por todas, con la estrategia de negar explicaciones a los ciudadanos".

Recuperar "credibilidad" y una "retribución digna"

"No queremos ser meros distribuidores de información elaborada por los poderes políticos, económicos, culturales, deportivos y de cualquier otro sector", sostienen los periodistas, quienes defienden una profesión "libre de presiones y servidumbres políticas y económicas" que les devuelva su "credibilidad" ante la ciudadanía.

En este sentido, han ratificado su intención de asumir "con todas las consecuencias" su papel de garantes del derecho constitucional de los ciudadanos a una información veraz.

Los periodistas reclaman asimismo una "retribución digna" por su trabajo y se oponen a que "puestos estructurales de las redacciones sean ocupados por becarios" y a la consiguiente "desaparición de las redacciones de los periodistas experimentados, a los que se reemplaza con contratos de salarios indignos".

"destrucción masiva de empleos" e "intrusismo"

Así, piden que se ponga remedio a la "destrucción masiva de puestos de trabajo que aplican los editores en los medios" y al "intrusismo" existente en la profesión periodística.

El presidente de la Unió de Periodistes Valencians también ha esgrimido, entre esas razones por las que concentrarse en defensa de la profesión, el rechazo a que los "empresarios" de los medios de comunicación "antepongan los intereses económicos al derecho de los ciudadanos a estar verazmente informados, obviando los principios éticos y deontológicos de la profesión periodística".

Consulta aquí más noticias de Valencia.